Viernes, 27 de Noviembre de 2020
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 16 de Abril al 22 de Abril de 2020

La angustia de Don Santos y la agonía del Río Valles

La angustia de Don Santos y la agonía del Río Valles

Juan de Dios Hernández



Para este jornalero y vecino de la zona del “Remolino”, ver el cauce del rio perdiendo espacio ante la intensa sequía es una señal negativa de una muerte lenta de este cuerpo de agua de donde depende su sustento diario.

Don Santos Torres Pérez ha sido testigo en últimos 50 años de exuberancia y a su vez de la agonía del Río Valles, llegó de su añorado Chantol al punto conocido como “El Remolino” allá por los rumbos de la Colonia “Estación”, hoy su rostro es de tristeza, la sequía ha ganado terreno y reza por que las lluvias lleguen pronto.

“El Remolino” es uno de sus múltiples parajes en la zona urbana de Valles donde las familias acudían a darse un chapuzón, las lajas y el lirio acuático han ido ganando terreno ante la desaparición del enorme caudal que por años identificó a este punto.

No es tan difícil llegar al lugar en mención, los lugareños indican por donde entrar, no está lejos de la mancha urbana; el servicio urbano no pasa por ahí, está ubicado en la zona aledaña a las colonias “La Florida” y “Palo de Rosa”, un tramo esta pavimentado el otro es terracería.

LA LLUVIAS DEL PASADO
Con una mirada llena de nostalgia, Don Santos de 65 años, en tono triste dice que desde hace muchos años no ha estado lloviendo como lo hacía antes, eran días largos de lluvia. “Antes “El Remolino” tenía mucha agua llegaba hasta “La Florida”, era mucha agua que desbordaba que salir hasta que se bajaba el agua, teníamos que salir de nuestras casas, pero pues eso es cosa del pasado”, afirma mientras su preocupación se expresa con señales a los puntos hasta donde llegaba el agua.

Para este hombre humilde su vida ya no es la misma sin esas mañanas donde contemplaba el susurro del correr del vital líquido, hoy se muy temprano, se toma su café, agarra su machete y sombrero, para llevar a sus vacas, que no son muchas; sin embargo, es la manera de que tiene, para llevar comida a su casa, se dirige a “El Remolino”.

Ahí se encuentra cuidando su patrimonio, esperando que tomen agua, coman un poco, nos cuenta con mirada desolada que jamás había visto su río, sin agua, que una vez se puso similar, pero en tres días llovió, volvió a tomar la misma forma.

LO QUE LA SEQUÍA SE LLEVÓ
Se le cuestiona qué está pasando, que si será que nosotros estamos usando mal el agua y contesta: “Ojalá la gente cuide nuestra tierra, que no tire la basura, que los riegos sean controlados, no estar desperdiciando el agua, espero que pronto mi ganado no tenga que sufrir las consecuencias”, indica mientras se lleva la mano a la cabeza y se seca el sudor con un viejo pañuelo.

Desde su perspectiva, la lamentable situación que vive el Río Valles es producto de descuido de muchos años, él tal vez no entienda mucho del cambio climático, pero su lógica campirana le deja en claro que hay una sobre explotación de dicho cuerpo de agua por parte de los productores cañeros y de la misma DAPAS donde se suministra el agua a la mancha urbana.

Para este jornalero, sus vaquitas son su sustento más apreciado, de ellas lleva el pan y la sal a su mesa, pero estos animalitos ya resienten los estragos de que en 3 años ya no llueva como antes lo hacía y de cómo “El Remolino” deleitaba a quien lo visitaba de con esos efectos naturales de las corrientes del Río Valles que dieron nombre al lugar.

Don Santos no pierde la esperanza, le reza a los santos y Diosito para que las aguas lleguen pronto, porque si la sequía gana sus vaquitas morirán con el otrora Río Valles y ya no habrá más “Remolino” sino un ríspido escenario de lajas.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2020 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.