Sábado, 28 de Noviembre de 2020
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 04 de Septiembre al 10 de Septiembre de 2020

Construye con un Buen Fundamento

Construye con un Buen Fundamento

Héctor de Luna Espinosa



La fe es como una casa; debe construirse sobre una base sólida para que pueda resistir pruebas y tormentas. El fundamento de la fe es la Palabra de Dios. No se puede construir una vida de fe sin ese fundamento. La mejor parte de esa verdad, es que la Palabra de Dios nunca fallará. Su índice de éxito es del 100 por ciento.

Salomón conocía el poder de las promesas de Dios. Vio que el Señor cumplía la Palabra que le había dado a su padre, el rey David, con la finalización del templo (la casa de fe de Israel) en Jerusalén. Salomón declaró en su dedicación:

1 Reyes 8:56 (NTV) Alabado sea el SEÑOR, quien ha dado descanso a su pueblo Israel, tal como lo prometió. No ha faltado ni una sola palabra de todas las promesas maravillosas que hizo mediante su siervo Moisés.

La propia Palabra de Dios, Sus promesas a los hijos de Israel, se convirtió en la base del templo mismo.

Nada ha cambiado desde ese momento con respecto a las promesas de Dios. Dios quiere ser el fundamento de tu casa de fe y todavía sigue cumpliendo Sus promesas. Por lo tanto, puedes confiar en que Él hará lo que ha dicho.

En Hebreos 11, la Biblia en Lenguaje Sencillo (BLS) dice:

Confiar en Dios es estar totalmente seguro de que uno va a recibir lo que espera. Es estar convencido de que algo existe, aun cuando no se pueda ver.

Si tengo las escrituras de una casa a mi nombre, podrá venir alguien a amenazarme e intentar entrar en mi casa pero yo tengo los derechos de ella. Tengo todo el derecho legal de defender lo mío y no dejar entrar al intruso. Estás parado en tu territorio y lo estás defendiendo.

De la misma manera, la fe te dará toda la seguridad que necesitarás en esta vida para tomar lo que es tuyo según la Palabra de Dios.

Si edificas tu fe, es como tener un título de propiedad, en la Palabra de Dios, no importará si el diablo ataca tu cuerpo, ataca tus finanzas o trata de robar tu paz o tu familia. Puedes echarlo de tu propiedad porque tu fe será la prueba de propiedad que se necesita. Con esa seguridad, absolutamente nada se interpondrá en tu camino. ¡Así que construye esa casa de fe, actívate!

Así que averigua lo que dice Su Palabra: obtén el conocimiento que necesitas para apoderarse de tu título de propiedad. Así como una escritura te permite reclamar una propiedad que te pertenece, tu fe te permite reclamar las promesas de Dios que te pertenecen.

Por tanto, es una necesidad absoluta que conozcamos las promesas de Dios para que podamos empezar a construir nuestras casas de fe,

Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo (Romanos 10:17 versión Biblia al Día).

Solo cuando nosotros escuchemos la Palabra de Dios, Sus promesas, acerca de nosotros, nuestra fe crecerá y será estable. Esa misma Palabra entonces se convierte en toda la evidencia que necesitamos hasta que llegue la manifestación.

Te desafío a tomarte de Su Palabra y agarrarte de Sus promesas. Dado que la Biblia es la Palabra de Dios para tu vida, elije creerle. Cuando lo hagas, comenzarán a suceder cosas asombrosas en tu vida.

Construye esa casa de fe y comienza a vivir en ella.

 


emsavalles© 2006 - 2020 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.