Lunes, 30 de Noviembre de 2020
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 17 de Julio al 23 de Julio de 2020

Un gran sacrificio... María Candelaria renunció al empleo por cuidar de su hijo

Un gran sacrificio... María Candelaria renunció al empleo por cuidar de su hijo

Yesenia Rivera



Se dedicó a la venta de gorditas, y pudo sacarlo adelante y darle una carrera

María Candelaria Villanueva Duran, de 69 años de edad, relata que trabajaba como se-cretaria en la Secretaría de la Reforma Agraria, pero como era madre soltera, su padre, que era el único familiar con el que vivía, le cuidaba a su pequeño hijo, que en ese enton-ces tenía 3 años de edad, y al enfermar su padre ya no pudo cuidarle al niño, por lo cual decidió renunciar a su empleo.

Con el dinero que le dieron a su retiro, trataba de sobrevivir, hasta que prestó la mayor parte de esa cantidad y no se la regresaron, por lo que se vio obligada a hacer lonches para vender en la oficina donde antes laboraba.

Comenzó realizando poquitos, por ejemplo, en ese tiempo hacía veinte gorditas y así salía a venderlas a los talleres y negocios que encontraba a su paso, mientras su pequeño hijo estaba en una guardería.

En un principio comenzó a vender negocio por negocio, en las principales calles de la zona centro de Ciudad Valles, y así vendía poco a poco, algunas veces le pedían fiado y cuando regresaba no estaban las personas o se cambiaban de empleo y no le avisaban, y ya no le pagaban, pero estaba consciente que no siempre se gana.

Había gente que le preguntaba por qué andaba vendiendo gorditas si su trabajo era otro, y pues ella al renunciar ya no pudo regresar con facilidad a ningún empleo, pues entre que cuidaba de su padre y a su pequeño, ya no la aceptaban con facilidad.

Y así, poco a poco con su trabajo y el dinero que le dieron de su empleo, pudo comprarse una camioneta, en la que ya lleva 14 años vendiendo, y ya es más fácil, incluso la gente que la conoce acude a comprarle, aunque reconoce que se vive al día.

Entre la venta de gorditas, atole, pays y pasteles, que elaboraba, y en ocasiones vendiendo perfumes, sacó a su hijo adelante, pues pudo pagarle una carrera.

Y lo importante es que anda trabajando y se siente bien, pues la cocina le agrada, y no le gustaría trabajar de empleada, pues no le gusta que la manden, ella hace lo que quiere y puede.

Pero María Candelaria Villanueva también es una de las víctimas indirectas de la pande-mia del COVID-19, pues antes vendía hasta 200 gorditas en un día, pero ahora con las medidas de la contingencia sanitaria sólo vende 30.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2020 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.