Jueves, 04 de Marzo de 2021
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 20 de Febrero al 26 de Febrero de 2021

Un Mundo de Cabeza

Un Mundo de Cabeza

Héctor de Luna Espinosa



Febrero loco y marzo otro poco. Vivimos en un mundo que está de cabeza. Un día despertamos a 15 grados centígrados y por la tarde estamos a 30. El lugar conocido como "lugar de nubes" (Tantocob) donde llovía mucho y había inundaciones cada cierto tiempo, ahora pasa por una sequía que ha durado años. Algunos dicen que por el daño que nosotros mismos le hemos causado a nuestro entorno. Y es que nosotros también tenemos nuestra aportación en esa locura, el semáforo de riesgo sanitario cambia de rojo a naranja, se nos dice que nos cuidemos pero en vez de obedecer, nos relajamos y en unos días se regresa a rojo nuevamente. Y a nuestro alrededor encontramos una serie de cambios y desbalances, como si no hubiera un equilibrio. Como dije anteriormente, vivimos en un mundo de cabeza y todos somos responsables pues a lo malo se le dice bueno y a lo bueno le dice malo.

Isaías 5:20 ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!

Y así somos espiritualmente. Puedo mencionar varios ejemplos:

El pueblo de Dios luego de ser sacado de la esclavitud en donde estuvo por 400 años bajo opresión, cuando apenas llevaba unos cuantos días disfrutando de la libertad que Dios le había dado por mano de Moisés, se rebeló diciendo que extrañaba la comida que antes tenía cuando estaba en cautiverio. Como si prefiriera ser esclavo con ajos y cebollas, en vez de ser libre y poder trabajar, emprender y depender de Dios quien les daba el maná del cielo.

Números 11:5 Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos;

Más adelante Dios les dio a través de Moisés los 10 mandamientos, el primero de ellos era muy claro,

Éxodo 20:2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.

4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás...

"No tendrás dioses ajenos delante de mí..." y cuando Moisés se separó por un tiempo de ellos, se hicieron un becerro de oro.

Éxodo 32:1 Viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron entonces a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido.

2 Y Aarón les dijo: Apartad los zarcillos de oro que están en las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traédmelos.

3 Entonces todo el pueblo apartó los zarcillos de oro que tenían en sus orejas, y los trajeron a Aarón;

4 y él los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición. Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto.

Un mundo de cabeza ¿no es así?

Judas, un seguidor de Jesús, un discípulo que comía con Él, lo traicionó. Cambió al Salvador del mundo por unas piezas de plata. Lo entregó dándole un beso en la mejilla.

Pedro, quien tuvo la revelación de quién era Jesús, confesando "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente", también le dijo "no te negaré" y pronto lo estaba haciendo en repetidas ocasiones.

Un día Jesús llegaba a Jerusalén y la gente lo alababa (domingo de palmas) y clamaban "hosanna, bendito el que vienen en el nombre del Señor", y en unos días le estaban gritando "crucifícale" y justo una semana después de la entrada triunfal lo estaban clavando en una cruz, luego de haberlo golpeado, escupido y juzgado injustamente.

Somos tan cambiantes, tan inestables. Sin embargo, Dios no cambia. Es el mismo de ayer, hoy y por los siglos.

En medio de un mundo cambiante Sus Palabras (Sus promesas) permanecen para siempre.

Mat 24:35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

No podemos confiar ni en nosotros mismos pero podemos confiar en Él y en Sus promesas.

1Jn 2:17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

En medio de un mundo de cabeza e inestable necesitamos un ancla (Hebreos 6:19). Algo que nos mantenga firmes y seguros.

De la misma manera que un barco se ancla firmemente en el fondo del mar, nuestra esperanza puede ser segura e inconmovible, anclada en Dios. Para el que busca con sinceridad y acude a Dios con fe, Dios tiene una promesa incondicional de aceptación. Cuando le pides a Dios con toda sinceridad que te salve, Él lo hará. Y esa seguridad nos da ánimo, seguridad y confianza.

Jesús es nuestra esperanza.

Oración:
Jesús, perdón por causar un caos a mi alrededor, perdón por tener dioses ajenos, por adorar imágenes en vez de a Ti y querer regresar a la esclavitud. Sálvame en medio de este mundo deteriorado, pongo toda mi confianza en Ti. Se mi SALVADOR, mi SEÑOR, mi REY, mi ÚNICO DIOS. Amén.

 


emsavalles© 2006 - 2021 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.