Martes, 01 de Diciembre de 2020
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 24 de Abril al 30 de Abril de 2020

Enfermo de Covid-19, entre el encierro y la tristeza

Enfermo de Covid-19, entre el encierro y la tristeza

Mariel Sánchez



Con la moral baja, al igual que sus defensas y en la soledad de su hogar, uno de los primeros pacientes supera la enfermedad.

Lo llamaremos Ernesto, tiene 41 años, vive solo y es uno de los más de 8 mil pacientes confirmados con coronavirus en México, ha permanecido aislado en su hogar desde los primeros días de marzo, tras un viaje que hizo acompañado de tres amigos al extranjero; solo uno no resultó contagiado.

Es uno de los primeros contagiados con transmisión importada, desde el mes de marzo en SLP, en donde al 20 de abril se acumulan 69 casos confirmandos y varios más permanecen en estudio; la mayoría en la capital.

Ernesto viajó a la ciudad de Nueva York a finales de febrero, principios de marzo, donde pasó varios días vacacionando con tres amigos, en los que realizó un sinfín de actividades culturales, compras y diversión, justo cuando comenzaba a tener auge el Covid-19 en el continente Americano; la crisis se vivía principalmente en Asia.

El país vecino, Estados Unidos de América al día de hoy contabiliza más de 700 mil pacientes confirmados de coronavirus; han fallecido alrededor de 36 mil personas por su causa, ya que el virus tiene una letalidad del 5.13 por ciento, de acuerdo a datos emitidos por autoridades de salud. Tan solo en Nueva York, hay más de 216 mil infectados.

EL REGRESO A SLP
Días antes de la primera quincena de marzo, Ernesto y sus amigos regresaron a San Luis Potosí, México; no hubo mayor problema, todo transcurrió de manera normal.

Una semana después, el temor de sus familiares, por todo lo que se decía en las noticias lo obligaron a buscar a llamar a la LÍNEA 800 COVID-19, querían saber a ciencia cierta si durante su estancia en Nueva York podría haber adquirido el virus.

En la línea la operadora le hizo una serie de cuestionamientos, principalmente si había presentado fiebre, tos, si le dolía el pecho, pero él no tenia ningún síntoma... hasta entonces; la persona detrás de la línea le dijo que al parecer estaba sano, pero que era mejor que se mantuviera aislado "solo una medida de prevención", le expusieron.

Al cabo de dos días, un amigo le llamó, era uno de los tres con los que había vacacionado en el extranjero.

"Me dijo vía telefónica 'está confirmado, tengo Coronavirus wey, Angy también (nombre ficticio), chécate, no vaya a ser', me preocupé, le llamé a la otra persona y nos pusimos de acuerdo para hablar a la línea Covid-19, haríamos lo que dicen las redes sociales, exagerar, no había otra manera", sostuvo.

Ernesto dice que no se sentía mal, ni siquiera una sudoración, pero era necesario saber si su vida corría riesgos, 'mentir es más fácil que morir' dice.

"Así que llamé de nuevo, pero esta vez les dije que me sentía muy mal, que me dolía el pecho, tosía mientras hablaba al teléfono, yo ya me había documentado sobre los síntomas para no errar", dice lamentando tener que recurrir a la mentira con tal de salvar su vida, si es que resultara positivo.

Finalmente lo citaron, se hizo la prueba en un laboratorio oficial, de los aprobados por la Secretaría de Salud, pues en esos días, aún no estaba autorizado el de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, ni los particulares.

POSITIVO
"Los resultados fueron positivos, pero no había síntomas en realidad, insistieron en el aislamiento total, así que inicié con la recomendación voluntariamente a fuerza, como dicen, y lo comuniqué a mi familia, afortunadamente, vivo solo, no hubo mayor complicación ni poner en riesgo a mis seres queridos, pero tenía que comer, sin pedírselo se ofrecieron a llevarme comida, pero siempre, evitando el contacto", señala.

Ernesto dice que al principio fue fácil, notificó a la empresa para la que laboraba, Netflix fue su mejor aliado.

Pero al pasar los días, los vecinos se percataron que iban a dejarle comida sin que Ernesto les abriera; en tanto, la voz se corrió en su centro de trabajo, algunos le deseaban vía telefónica o mensajes de WhatsApp que se mejorara pronto, incluso que orarían por el, por su salud, la que ahora sí comenzaba a resentir los síntomas, dolor de pecho, tos, fiebre, fatiga corporal, la neumonía había llegado.

DISCRIMINACIÓN Y BURLAS, LOS SÍNTOMAS SOCIALES
Con los síntomas de la enfermedad, también llegaron los de la pudrición humana, la discriminación y las burlas.

"Las burlas son lo de menos, venían de mis amigos, estoy consciente de que era humor negro, pero me dolía el alma, son mis amigos, yo estaba solo, pero no vino sola, la discriminación también llegó, por parte de mis vecinos y de compañeros del trabajo. Los vecinos querían echarme de mi propia casa, que me fuera a aislar a otro lugar, decían que los ponía en riesgo. cuando yo cuidaba de las medidas sanitarias recomendada, para poder cuidar de mi, no era una opción, tenía que mantener sanitizar mi casa para mejorar, en el trabajo buscaban que me despidieran, sigo aislado y se mantienen con miedo a mi regreso", menciona.

Mientras pasaba día a día en aislamiento en su hogar, que fue recetado por los especialistas, estos le llamaban diariamente para saber cómo se encontraba, no ha habido jamás una visita personal, pero tampoco hubo ningún tipo de medicamento "me ha tocado aguantar la enfermedad como en la revolución, como los meros machos y la automedicación está prohibida, puede ser peligroso", cuenta con una sonrisa nerviosa, dándose ánimos.

ES AQUÍ CUANDO VALORAS A LA FAMILIA
Dice Ernesto que quizá el ser un hombre que durante toda su vida ha practicado deporte, lo que cree lo ha ayudado para que su propio cuerpo combata la enfermedad, aunque muchas veces decayó, lo más doloroso ha sido cuando en múltiples ocasiones siente que su alma se quiebra por estar solo, sin nadie que lo cuide, que lo ayude y mime.

24 DE MARZO
El 24 de marzo, los síntomas comienzan a bajar la intensidad, relata Ernesto.

"Amanecí el 24 y ya no sentía ardor en la garganta, ese fue el primer síntoma de mi mejoría, supe que pronto me recuperaría, aunque del aislamiento ni pensarlo, había que seguir encerrado en casa a piedra y lodo", manifestó.

YA NI ME HABLAN
Poco antes de que el mes de marzo finalizara, Ernesto dejó de recibir las llamadas que durante 15 días fueron diarias.

"Me dejaron de hablar los de salud, pero antes de que cesaran sus llamadas me dijeron que solamente ellos podían atenderme, supongo que en esos primeros días de coronavirus en SLP no había gente capacitada para tratar, así que evitaban que tuviera contacto con doctores que pudieran no estar preparados para esta enfermedad, al día de hoy, creo que, lamentablemente las circunstancias han obligado a todos los especialistas médicos y auxiliares a capacitarse", menciona.

ERNESTO SUPONE EL FIN
"Durante los últimos días he mejorado, creo que mi caso fue de los no graves, pero fue difícil y doloroso, por la enfermedad y la soledad en la que uno tiene que curarse, pero el aislamiento sigue, es lo que me dijeron cuando volvieron a llamar para preguntarme mi estado de salud, pero hasta que pase la cuarentena en su totalidad, me revisarán", agregó.

Al preguntarle dónde cree que pudo haber enfermado, Ernesto dice que lo más probable es que haya sido en el aeropuerto, durante el vuelo que tomó para regresar a México.

"No importa dónde enfermé, el punto es que aún lo estoy, por lo menos hasta que clínicamente me digan que estoy sano, curado completamente, y que me digan que puedo recuperar mí vida con normalidad, aunque por las condiciones actuales, hay que tener más cuidado, para no exponerse otra vez a un contagio, ahora en San Luis Potosí".

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2020 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.