Viernes, 23 de Octubre de 2020
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 09 de Octubre al 15 de Octubre de 2020

"Chavalín" El payaso cilindrero

"Chavalín" El payaso cilindrero

Yesenia Rivera



Anda de ciudad en ciudad, con su familia, tratando de ganarse la vida deleitando con su música y haciendo reír

Francisco Lara, mejor conocido como Payasito "Chavalín", lleva tocando la cajita musical u organillo desde hace 6 años, le enseñó un amigo; le gustó y comenzó su profesión de payaso, y ahora toca caracterizado.

Comenta que cree que desde que nació traía el don de ser payaso en la sangre, pues desde muy pequeño le llamó la atención hacer payasadas, hasta que hubo la oportunidad que su amigo también le enseñara esta bonita profesión, y quien es como su padre, el Payaso "Chistosín", de la ciudad de Zaragoza, Puebla.

Refiere que él es originario del Distrito Federal, hoy Ciudad de México, y como siempre ha andado de ciudad en ciudad, fue otro payaso el que lo dejó tirado en esa ciudad y se encontró a "Chistosín", quien le tendió la mano, le enseñó a ser más profesional, y así fue como en ese entonces salió adelante.

Después comenzó a aprender más cosas, y se independizó para salir adelante por sí mismo, lo cual hace cualquier persona que aprende una profesión.

Y lo más difícil que se ha encontrado a lo largo de esta profesión, ha sido el trato, la discriminación hacia el payaso, porque a veces por el hecho de que traiga el rostro maquillado lo tachan de drogadicto, borracho y hasta ratero, eso es lo que más le ha dolido, porque ya no los ven como quienes les dan alegría a los niños, sino como oportunistas o rateros.

Los organilleros invadieron las calles de toda la República Mexicana durante el Porfiriato, su música en un principio evocaba el compás de los valses europeos, pero tras su llegada de Alemania a México, de polkas pasaron a boleros y música tradicional mexicana, hasta fundirse con la revolucionaria.

Por las calles se podía observar estos músicos llevando serenata, era la forma en la que endulzaban el oído de las jóvenes y en sus balcones los novios expresaban muchas veces su amor.

Esta tradición poco a poco ha ido desapareciendo, y actualmente el número de músicos que se dedican a este oficio son pocos, los cilindros, cuando menos, se contabilizan unos 200 alrededor de todo el mundo.

En Ciudad Valles, un joven ha buscado una manera de ganarse la vida a través de un cilindro que porta cuidadosamente por las calles del municipio, el cual pesa entre 35 y 40 kilogramos, además él no usa el tradicional traje caqui y su gorra, él ha optado, ante la crisis económica que antes y ahora con la contingencia sanitaria del Covid-19, por cambiar de atuendo para llamar un poco más la atención, y que de esta manera los vallenses cooperen con mayor gusto al escucharlo tocar melodías de un México que ya no volverá.

Él es el Payaso "Chavalín", quien al tocar un cilindro quiso conocer un poco más de este artefacto, y relata que esta caja musical fue traída por Porfirio Díaz durante su mandato, a fin de alegrar las fiestas de los soldados de sus pelotones, que participaban en cruentas luchas por el poder de la República, dictadura duró 35 años.

Con el paso de los años, el gusto por los organilleros ha ido en descenso, reconoce "Chavalín", quien destaca "hoy en día se están perdiendo mucho los valores, las tradiciones y no debería ser así, en México por culpa de la televisión, información y hasta por música que puede ser dañina para la demás gente, por ejemplo, el reguetón, vino a evolucionar muchas cosas, los cilindreros estamos tratando de salvar la patria y el patrimonio cultural".

Explica que ha ido muriendo poco a poco el gusto por las tranquilas notas musicales que emanan del cilindro, ahora para los jóvenes es más fácil y barato llegar con sus bocinas a todo volumen.

La satisfacción más bonita que se ha llevado a través de su profesión, es hacer sonreír a la gente, a las familias, pero principalmente a los niños.

Actualmente tiene esposa y dos pequeñas hijas, con las cuales anda de ciudad en ciudad; hace poco trataron de establecerse en Martínez de la Torre, Veracruz pero su estatus de vida ya es andar de un lado a otro, a veces es un poco difícil esto, principalmente adaptarse a la ciudad, tienen que comenzar a ver cómo es el tipo de gente para tratar de llegarle y que coopere, pero pues así les ha todo vivir, y él ama su trabajo.

A sus hijas les ha llamado la atención su trabajo, pero aún están pequeñas y primero tienen que terminar sus estudios, después ya verán si siguen esta profesión.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2020 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.