Domingo, 12 de Julio de 2020
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO

Covid, el "aguafiestas" de las rentas de salones

Covid, el "aguafiestas" de las rentas de salones

La prohibición de uso de salones de fiestas ha arrastrado a Gilberto a rematar mobiliario porque en su negocio "no entra ni un peso partido por la mitad"

ERIKA FLORES| https://lasillarota.com| | Lunes, 29 de Junio de 2020| 18:54



A las deudas no les interesa si hay nueva o vieja normalidad. Las deudas son y punto. Por esta razón salón de fiestas Bricel comenzó a vender ya parte de su mobiliario para hacer frente a los cien días que lleva sin registrar ingresos, al no poder celebrar ninguna fiesta.

"Este año será de pérdida total", resume Gilberto Álvarez, gerente del lugar. "De enero a marzo tuvimos solo como cuatro o cinco fiestas; y del 23 de marzo para acá, ninguna. Julio y agosto que era de graduaciones, se perdieron. Teníamos contratadas un promedio de quince fiestas y fueron canceladas; realmente nosotros no tenemos ningún ingreso extra; y el próximo período fuerte era hasta fin de año que hoy es incierto", lamenta.

Sentado en un escritorio, en un salón de fiestas completamente vacío; y donde mesas, sillas y adornos se encuentran apilados en un rincón, Álvarez advierte lo que será su futuro laboral: "en estos cien días calculamos perdidas como de 300 mil pesos; todos dicen que en septiembre podremos reabrir, pero no lo creo. Esto va de mal en peor, calculo que será hasta febrero del 2021 cuando podríamos empezar a trabajar; por eso puse mi coche al servicio de una aplicación y ahora soy chofer en Didi como una forma de autoempleo. ¿Qué le hacemos? Tenemos que comer".

Desde 2019 ya había bajas en el sector; y aunque Bricel cuenta con quince años de antigüedad y su costo es uno de los más económicos como salón de fiestas en la zona oriente de la CDMX, (200 pesos por persona, 40 mil por celebración), el año pasado tuvo menos trabajo del normal. "Fue tremendo, desde hace tres años las fiestas van a la baja. Las fiestas que teníamos de abril a junio, unas se cancelaron y otras reagendaron fecha porque ya habían dado un adelanto. Pero casi todas se están cancelando por los meses de confinamiento".

"En algunos casos se está devolviendo el dinero, en otras se está llegando a un acuerdo para devolverles el dinero después, cuando empecemos a trabajar porque ahorita ¿de dónde se puede entregar un dinero que no hay? La renta que pagamos es de 30 mil pesos; imagine en tres meses, ya son 90 mil. El casero ha sido muy accesible, pero de aquí a diciembre son seis meses más y se nos están acumulando si la prórroga se arrastra".

Pero ¿Y los empleados? "A todos los paramos", dice. "Las señoras de la comida, el proveedor de flores, los grupos musicales, a los meseros. Por ejemplo, a la gente de limpieza se le descansó y se les pago medio sueldo; lo mismo con las señoras de la cocina porque tenían contrato. Los meseros son eventuales y solo nos pidieron una carta para tramitar un préstamo de ayuda al gobierno. A los músicos se les entregó adelanto de todos los eventos para apartar la fecha de la fiesta; así que, aunque las fiestas se hayan cancelado, ellos ganaron".

Al mariachi también se le dio las gracias de manera temporal; "nos han dicho que les ha ido muy mal", dice. El caso de los bailarines es diferente, "están parados, algunos de ellos -los que tienen un poco más de dinero-, nos están dando ayuda de una despensa y eso es algo padre".

Inconforme, Álvarez cuenta que se registró en el gobierno federal para solicitar los apoyos de 25 mil pesos; pero tres veces lo rechazaron. "Solo dijeron que no lo habían autorizado, sin dar razón ni nada; es un golpe muy fuerte para nosotros. Creo que somos uno de los negocios más afectados y todo el dinero que ya se había ahorrado, se ha ido acabando".

Para allegarse de recursos y devolver algunos anticipos de las fiestas ya canceladas, salón Bricel comenzó a vender parte de su mobiliario. Y empezó por un equipo de luces. 

"Tuvimos que deshacernos de unas luces para poder regresar dinero; costaban 80 mil, 70 mil pesos y las rematamos en 20 mil. En Mercado Libre te las compran de volada porque saben lo que cuesta", dice. El siguiente es la pista de baile con luces de colores. "Cuesta más de 150 mil pesos pero la estamos vendiendo en 60 mil, es una pista de baile montable de cristal para tratar de sacar algo para poder comer primero y pagar o regresar abonos a los clientes".

"Lo que más nos cancelaron fueron graduaciones, todas las mamas ya nos pidieron los anticipos. De la venta de este mobiliario queremos solventar estos gastos porque la gente no tiene la culpa. Estamos conscientes que fue una pandemia, pero la gente quiere su dinero. Y falta ver cómo nos va a proteger Profeco porque mucha gente se va a enojar; el contrato dice que no podemos regresar dinero si el salón de fiestas cancela por un desastre natural, pero no sabemos en este caso por la pandemia. Y eso nos da en la torre". 

De hecho, no descarta que después de esta pista de baile, sigan las sillas.

-A lo mejor hasta las sillas Tiffany se venden; es una silla cara, de lujo para fiestas. Vender mobiliario para sobrevivir porque no creo que este año haya un arreglo para nosotros.

-Y cuando pueda reabrir ¿Qué hará si ya no tiene mobiliario?

-Alquilar, no tendría de otra. El presidente dijo que el empresario que perdiera su negocio él apoyaría, pero le digo que me han rechazado tres veces en el apoyo de los 25 mil pesos; yo creo que debería apoyarnos a nosotros también.

Gilberto Álvarez estima que será hasta el semáforo verde que pueda reabrir como el resto de los salones de fiestas; tampoco tiene idea de cuáles serán las nuevas reglas del juego: cuánta gente será permitida dentro de un salón, tipo de aforo, etcétera. "Nosotros no somos un restaurante ni vendemos comida, sino un salón de fiestas para 200 personas; si nos reducen el aforo no sé qué pasará. La gente no te pide una fiesta para 20 o 30 personas; nos convendría tener al menos cien".

Difícil situación; y más compleja aún frente a los riesgos de rebrote por coronavirus que ya se están registrando en otros países ¿Será el caso de México? En este escenario ¿Cuándo resucitaran las fiestas?

"No hemos tenido contratos para el próximo año, no estamos agarrando contrataos precisamente porque no sabemos cuáles serán las nuevas reglas ni cuánto aforo nos van a permitir. A veces la gente viene y pregunta, pero aunque nos lo pida no puedo comprometerme. Me sale más cara la clausura porque la multa anda por ahí de 300 mil pesos. Eso nos mataría; es el tipo de negocio que será el último en levantarse. Y en este momento aquí no entra ni un peso partido por la mitad".

 


emsavalles© 2006 - 2020 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.