Domingo, 23 de Julio de 2017
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 21 de Julio al 27 de Julio de 2017

Historia de éxito… Juan Rubio es un ícono en la venta de zacahuil

Historia de éxito… Juan Rubio es un ícono en la venta de zacahuil


Su meta principal es proyectarlo no sólo a todos los estados de la República sino incluso al extranjero

Psicólogo de profesión, zacahuilero por vocación, Juan Rubio Reyes se ha convertido en ícono de este alimento tradicional de la Huasteca Potosina; lo mismo lo vende cada domingo en el bulevar México-Laredo y calle Juárez que para eventos de todo tipo, desde las fiestas hasta los velorios.

Él es un ejemplo de la familia huasteca que lucha por salir adelante de manera honesta, con el trabajo diario, poniéndole dedicación y amor –como él dice- a todo lo que hace; así se lo enseñó su padre Adelfo Rubio, desde muy pequeño, cuando se lo llevaba a vender este platillo milenario a diversos lugares.

Orgulloso de su esencia, Juan Rubio expresa: “soy la tercera generación vendiendo zacahuil, vengo de una familia de zacahuileros, vendo zacahuil desde los 8 años y a partir de los 12 años empiezo a verlo como negocio y como medio de sustento para mantener a la familia, para sacar el día a día, pero no fue fácil, en la actualidad es difícil acreditar un negocio y más con el zacahuil, que tiene mucha competencia, porque mucha gente los prepara, hay muy buenos”.

Considera que ponerle amor y fe a lo que se hace, es la mejor manera de tener resultados, por a sus clientes “yo les digo que hago el mejor zacahuil, porque lo preparo yo, para mí es el mejor; me decía un cliente un día ‘éste no es el mejor zacahuil’, le pregunté para sus hijos quién es el mejor padre, me dijo ‘ay ya me amolaste’, pues aunque no lo sea, para uno su papá es el mejor padre, y así con el zacahuil, como nosotros lo preparamos es el mejor”.

“Esto tiene un efecto de comercialización, la gente dice ‘vamos a probarlo’, y gracias a Dios y a la pasión que le impregnamos día a día mi padres, yo y la gente que nos acompaña a elaborarlo y a venderlo, se da el resultado. En la actualidad gracias a Dios hay mucha gente que nos hace el favor de comprarnos zacahuil”.

Juan Rubio es un referente, por su carisma, por el tipo de trabajo que realiza, y contar su historia es hacer un reconocimiento, porque se ha arriesgado a invertir, a generar empleos.

“Además de la persona que nos ayuda a elaborarlos, nos ayudan entre ocho y diez personas cada ocho días, aparte también tenemos la venta para eventos especiales y sociales de cualquier índole, llámese fiestas hasta desgraciadamente sepelios, asistimos a servirles el zacahuil, con los cueritos en vinagre y todo lo que lleva”, señala.

Su jornada de venta empieza a las 7 de la mañana, “gracias a Dios el sábado vendemos tres zacahuiles, el domingo cinco y hacemos un promedio de quince por semana, únicamente yo, porque en la venta también están mis padres, que venden otros quince”.

Destaca que de su padre Adelfo Rubio proviene el gusto por este trabajo, “es algo muy curioso, porque como todos los padres a veces vemos un trabajo pesado, porque así es la elaboración del zacahuil y queremos que nuestros hijos se dediquen a otra cosa, yo estudié, terminé la licenciatura en psicología, pero con mi padre desde los 8 años andando en un carrito vendiendo zacahuil día con día, es muy difícil dejar esta actividad, prefieres lejos de llevar capital de zacahuil a la psicología, aplicar la psicología en lo que ya tienes con el zacahuil”.

“Es por ello que también hago mucha vida social con los clientes, platico con ellos y a ellos les gusta ir a platicar, aparte de degustar el zacahuil y desde los 8 años hasta yo creo ya cuando me caso, empiezo a ver esto como negocio; cuando me hago novio de mi hoy esposa, empezamos a acreditar la esquina, antes mi suegro era el propietario de la farmacia ‘La Esquina’, fue como empezamos, mi esposa fue la que empezó, porque yo todavía me iba a vender con mi papá para Tambaca, Agua Buena, Tamasopo, allá tenemos más de 21 años yendo a vender, afuera del ingenio”, comenta.

Además de su esposa, su familia la conforman su hijo mayor, que tiene 7, una niña que va para 5 y el menor que tiene 2; “acabamos de irnos de vacaciones, porque merecemos una semana de esparcimiento al año, y andábamos por allá en Ixtapa y nos dicen una fotografía, y mis hijos para sonreír dicen zacahuil, mis hijos saben plenamente que tengo que vender mucho para tener sustento para ellos”.

De sus estudios de psicología que no ejerce, considera que vender zacahuil ha sido la mejor decisión que ha tomado, porque está satisfecho, se tiene a gusto y vive a gusto, que es lo más importante.

Sin embargo Juan Rubio no se piensa quedar en esta cómoda posición, pues también tiene planes.

“Pienso que voy empezando, es más, que todavía ni nazco como empresario, necesito un escaloncito, ahorita soy comerciante, comercializo zacahuil, y quiero crecer más, pero sin quitarle lo artesanal al zacahuil, que se siga elaborando en hornos de barro, como lo hace mi papá, seguirlo preparando a mano y crecer, la parte que tiene que evolucionar es la comercial, que el zacahuil lo conozca todo México, porque nada más lo conoce la zona Centro del país, cómo los tamales los conocen en todo México, inclusive en el mundo, y el zacahuil no”, indica.

Incluso considera que una oportunidad que tiene el Municipio, es que al nuevo parque le pongan el nombre de “zacahuil”, con el fin de que se dé a conocer en toda la República.

“A veces platico con mi mamá, que es mi brazo derecho en la elaboración, y le digo tengo ganas de ir a vender zacahuil por ejemplo a Monterrey, manejarlo ahorita con las redes sociales, se puede todo, hay una oportunidad magnífica ahí, a San Luis, a México, por evento un día al mes, y trasladarlo desde aquí, no hacerlo allá, para que la gente lo pruebe recién salido de la penca”, confiesa.

“Mucha gente lo come en México ya después que lo metió al refrigerador, después de varios días y se pregunta ‘¿a esto le hacen fiesta¿’, porque no se está comiendo un buen zacahuil, pero ya cuando viene aquí y lo prueba en el bulevar, se come hasta tres o cuatro platos”, finaliza Juan Rubio Reyes.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2017 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.