Viernes, 24 de Mayo de 2024
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 09 de Junio al 15 de Junio de 2023

Nada prospera sin Dios

Nada prospera sin Dios

Rodolfo del Ángel del Ángel



Nada prospera sin la bendición de Dios. Este es el mensaje del Salmo 127. Los constructores se pueden esforzar, los vigilantes pueden estar atentos para cuidar las entradas de la ciudad, nos podemos levantar cada día para hacer nuestra labor, pero todo ese esfuerzo será en vano porque solo Dios puede concedernos la gracia y la fortaleza para que todo aquello que hacemos realmente sea prosperado. La actitud de hacer todo cuanto hacemos sin considerar la necesidad absoluta de Dios es la causa fundamental de nuestro fracaso. Los cimientos de la familia son débiles, los padres han abandonado su papel de autoridad, los guardias encargados de velar por la seguridad de los ciudadanos frecuentemente son ineficaces o están en complicidad con los malos, y el trabajo es solo un eslabón en un sistema lleno de ambición, hecho para el consumo y el mercado y no para embellecer y construir el mundo.

Admitimos que hacemos algunos esfuerzos para que la familia se mantenga unida, para que la inseguridad no se apodere de nuestras calles, para que nuestro trabajo sea una fuente de bienestar y provisión, nos obstante, la realidad nos hace despertar a un mundo que se nos cae a pedazos, en el que la familia está fracturada y la sociedad dolorosamente fragmentada.

¿Dónde debemos empezar para reconstruir? Primero lo primero, volvernos a Dios. Él es el fundamento único y seguro de la familia, es la guarda segura de nuestra existencia y quien nos ha dado la tarea de cuidar y cultivar el jardín de la creación para su gloria como el más alto y supremo propósito de nuestra vida. "Si el Señor no edifica la casa, de nada sirve que los edificadores se esfuercen. Si el Señor no protege la ciudad, de nada sirve que los guardias la vigilen. De nada sirve que ustedes madruguen, y que se acuesten muy tarde, si el pan que comen es pan de sufrimiento,
y el Señor da el sueño a los que él ama". (Samo 127:1-2) ¡Cuánta verdad hay en estas palabras inspiradas del salmista! Volvernos a Dios y ponerlo como el fundamento de nuestras vidas y nuestras relaciones todas.

No nos equivoquemos, no es un remedio mágico. No se trata de poner todo en sus manos y esperar a que Él lo resuelva. Su gracia y poder no suplantan nuestras responsabilidades y llamados, pero cuando hemos comprendido que Él es quien da origen y significado a nuestra vida, entendemos que debemos vivir en función de la obediencia y la fe que debemos al Creador. Esto es comenzar de la manera correcta.

Amemos a Dios sobre todas las cosas, honremosle por todo cuanto Él es, por la adoración que debemos a su Nombre y por la obediencia que su voluntad reclama. Esa disposición es el fundamento seguro de nuetra vida, de nuestra familia y de la sociedad misma. Desde luego que, para ello es necesario nacer de nuevo, tener un corazón regenerado que ame y confiese a Dios, y luego, crecer en ese fe, cultivarla, enseñarla a nuestros hijos e hijas, llevarla a todas nuestras relaciones y quehaceres en el mundo de Dios. Dejemos de construir por encima, vayamos al fundamento, a las bases, a la confesión fundamental de que la vida y sus relaciones tiene su origen en Dios y en Dios han de prosperar para ser de bendición.

 


emsavalles© 2006 - 2024 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2021-071615041800-203 04-2022-080212185100-30.