Viernes, 22 de Octubre de 2021
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 18 de Septiembre al 24 de Septiembre de 2021

¡Viva México!

¡Viva México!

Rodolfo del Ángel del Ángel



Desde luego que hay en nuestra fe lugar para un sentido de nacionalismo y amor por la tierra donde nacimos. La Biblia habla de naciones también en un sentido positivo. Un día, tal como anticipa el salmo 72, todas las naciones vendrán a servir al Rey, entretanto eso sucede el pueblo de Dios está llamado a anunciar la buena nueva y a extender la presencia del reino de Dios por todo el orbe. La imagen que nos presenta el apocalipsis es la de una multitud de todo pueblo, nación y lengua adorando delante del trono de Dios. Esto me lleva a pensar que la diversidad de culturas y nacionalidades permanecerá, pero ya no será jamás para separar, sino para expresar la unidad y la reconciliación que hará que esa rica diversidad sea un todo armonioso como los colores de un arco-iris, o los instrumentos de una orquesta sinfónica que tocan una misma partitura. Así es que celebremos con alegría y orgullo nuestra mexicanidad. Nuestra esencia misma como nación es la diversidad. Diversidad de pueblos, lenguas, costumbres y paisajes. El mismo rostro mexicano es muy diverso y eso aporta una gran riqueza a nuestro pueblo. Compartimos con otras naciones el mestizaje, esa mezcla europea y prehispánica que nos da una identidad muy peculiar. México es una nación grande, no solo en territorio, también en su herencia histórica, en la pluralidad de su cultura. México es colorido, talavera, barro negro de Oaxaca, pueblos mágicos, montañas, ríos y mares; riqueza en sus entrañas y, sobre todo, gente, familia y fiesta. ¿Qué decir de la diversidad de su cocina? La tercera más reconocida en el planeta: mole, chiles en nogada, pozole, enchiladas, zacahuil, en fin, una lista interminable de platillos regionales. Realmente se puede viajar por el país a través de sus sabores. Dios ha bendecido nuestra tierra con todos esos frutos que enriquecen nuestras mesas. Ah, pero a los mexicanos no nos gusta comer solos, para nosotros la comida es convivencia, alegría y encuentro, por esa razón le encontramos tanto sentido a la Cena de Señor porque es mesa abierta y comunitaria donde Jesús mismo nos invita y se sienta con nosotros.

Celebramos el mes patrio en medio de circunstancias muy complicadas. Este año no habrá la celebración y la fiesta que solemos hacer cada quince de septiembre, pero podemos celebrar en nuestros hogares y como cristianos elevar una oración por México. Me duele mi tierra, tan rica y pobre a la vez, viviendo tiempos de grandes dificultades: enfermedad, violencia, corrupción y carencias. México es tan rico que bien podemos resolver todas esas necesidades, pero necesitamos más justicia, integridad y sentido de amor a la patria y a su gente. Necesitamos el evangelio de Cristo que transforma, reconcilia y bendice. México está herido, sangra y sufre, pero hay un Dios que conforta, sana y salva. Esta es también tierra bendita, tierra de promesas. Pidamos a Dios por nuestra patria, por sus autoridades, porque su reino se establezca entre nosotros, porque su palabra de gracia y perdón llegue a cada familia, porque nos habrá un nuevo horizonte de esperanza y de promesas realizadas y se cumplan las palabras de nuestro himno que nos recuerdan que esta es y será siempre una nación bendita de Dios: "Que en el cielo tu eterno destino por el dedo de Dios se escribió". ¡Viva México!

 


emsavalles© 2006 - 2021 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.