Domingo, 17 de Enero de 2021
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 09 de Enero al 15 de Enero de 2021

Covid nos ha hecho volver nuestra mirada al prójimo

Covid nos ha hecho volver nuestra mirada al prójimo

Rodolfo del Ángel del Ángel



Algo que hemos estado escuchando con frecuencia estos días, es que 2020 es un año para olvidar, y yo pienso que es justamente lo contrario, ciertamente es un año que nos va a marcar, va a marcar la historia del mundo, de la humanidad misma por el Covid-19, pero también nuestras historias personales, en un antes y un después definitivo.

Pero lo único que aprendimos de este año, es que tenemos, que debemos tomar algunas medidas sanitarias y mantener el distanciamiento social, pues no aprovecharemos realmente la experiencia que hemos estado viviendo en este 2020, realmente el 2020 nos ha hecho pensar en lo esencial y volver nuestra mirada al prójimo.

Hemos vivido muy encerrados, de manera muy egoísta, hemos atentado contra la creación, creyendo que ahí es una mesa servida, de la cual algunos pueden disponer y olvidarnos de los demás, hemos aprendido que si los demás no se cuidan, yo estoy en riesgo, y si yo no me cuido, pongo en riesgo la salud de los demás.

De manera dramática este año nos ha enseñado a volver nuestra mirada a las demás personas, a pensar que el bienestar de todos es mi bienestar y mi bienestar es también el bienestar del que está al lado mío, entonces esto nos hace pensar en el hecho de que la única manera en que podemos superar nuestros males, no sólo esta pandemia sino también otros males mucho más arraigados, otros virus que nos han infectado, como la indiferencia, el desamor, el egoísmo, el abuso de poder y todos estos males que realmente nos han separado y distanciado, entonces no habremos aprendido la enseñanza que este año nos da.

Lo que creo es que este es un año para que lo tengamos muy presente, que volvamos nuestra mirada a Dios, este año nos ha hecho volver nuestra mirada a lo que es realmente esencial, lo que verdaderamente importa, la vida, la salud, el amor, pero sobre todas las cosas este año también nos ha enseñado que no podemos vivir aislados, que Dios ha dado a través de la creación una bendición para toda la familia humana, que necesitamos generosidad, compasión, reconciliarnos y construir juntos un mundo nuevo, un mundo en el que haya respeto hacia la creación, hacia la riqueza, la naturaleza, que tengamos respeto hacia la vida misma, la vida de los demás.

Tenemos que invertir la actitud, siempre estamos cuidando de nosotros, tratando de resolver nuestras necesidades, cuando aprendamos a cuidar de los demás, de la vida, el bienestar, los derechos, la salud, la integridad de los demás, entonces estaremos realmente construyendo una nueva sociedad.

Es muy importante también que nos volvamos a los valores de la fe, nuestro Dios nos ama y a través de este año ha estado con nosotros, ciertamente hemos pasado por enfermedad, por pérdidas, por días muy difíciles, pero nunca hemos estado solos, Dios nos fortalece y él nos habla desde la altura de su majestad, que está más allá de todo entendimiento, nos habla desde la historia humana, él se encarna y viene a nuestro encuentro y toma una cruz.

Curiosamente hablamos del coronavirus y el señor Jesús llevó una corona de espinas en la cruz, precisamente para hacernos comprender que el sufrimiento, la pérdida, el duelo no es lo último, y esta pandemia que hemos vivido este año lo que ha hecho es hacer más evidente las desigualdades que ya existían, así es que necesitamos aprender para que este año no se nos olvide en el sentido de que necesitamos construir una nueva sociedad, que esté guiada por el amor, por la reconciliación, por la generosidad, por el compartir, y mantengamos la esperanza.

Gracias a Dios por la comunidad científica que ha hecho enormes esfuerzos y poco a poco ya vemos que está más cercano el día en que la vacuna comience a inocular, pero bueno también debemos inocularnos contra el egoísmo, la indiferencia, el desamor y la falta de fe, mantengamos la fortaleza, la esperanza, la confianza en dios y recordemos que confiando en Dios y juntos, somos más fuertes y podemos vencer cualquier adversidad.

Mis deseos para este 2021, que Dios les bendiga y guarde a todos, y esté en su corazón y en sus familias en cada día de su vida, con la certeza de que él nunca nos abandona.

Sobre la violencia en la familia, me parece muy importante que se creen leyes, que se revisen las que ya existen, y que se establezcan instituciones que vigilen los derechos de las personas, sobre todo de las mujeres, de los más vulnerables, se respeten en la sociedad y hacia el interior de las familias, pero esto va a cambiar cuando cambien nuestros corazones.

Hay que dejar de lado la violencia, hay que dejar de lado estas actitudes discriminatorias y de abuso del poder, y por supuesto también las tensiones que generó esta situación que estamos enfrentado a nivel mundial, no es que hayan provocado la violencia, ésta ya existía en el corazón, cuando las familias no encuentran la manera de resolver sus diferencias, de negociar las situaciones que van surgiendo en el día a día, de gestionar necesidades.

Por supuesto hay que recordar que juntos somos más fuertes, que debemos absolutamente respetar la integridad de la otra persona, que el esposo o el padre de familia debe usar su fuerza pero para proteger, para cuidar, para proveer y esperemos que esto se supere, no esperamos que haya leyes más duras, que haya un castigo mayor hacia quienes abusan y usan la violencia hacia el interior de las familias, esto sin duda no tendrá que resolverse en la parte institucional, legislativa, del gobierno, tenemos que cambiar en el corazón y hacia el interior de la familia, crear relaciones basadas sobre el respeto, sobre el amor.

La violencia finalmente en su raíz es carencia de Dios, cuando tenemos a Dios, que es amor en el corazón, aprendemos que lo más importantes es dar más que recibir y que al dar cuidados, acompañar, proveer, ser dirigidos, ser guiados en nuestras palabras por el amor, entonces las relaciones se transforman y se enriquecen, entonces demos lugar a la fe, demos lugar en el corazón a nuestro Dios, en las familias, y recordemos que todo lo que hemos vivido no nos ha obligado a estar en casa, nos ha obligado a volver a casa y ojalá que esa vuelta a casa sea también volver a la familia, volver al amor, volver a lo esencial, porque ahí en la familia se fundamenta la vida de las nuevas generaciones y de la sociedad misma, y ahí se debe gestar la esperanza.

Que Dios los bendiga a todos, mantengamos la esperanza y miremos hacia adelante con mucha fe de que Dios no nos abandona y aprendamos a acompañarnos también en el camino.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2021 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.