Domingo, 15 de Septiembre de 2019
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 19 de Julio al 25 de Julio de 2019

Los invisibles; La historia de un limpiaparabrisas

Los invisibles; La historia de un limpiaparabrisas

Ignacio Sánchez


Los limpiaparabrisas de la ciudad están volviendo a regresar a los cruceros de la ciudad, algunos de ellos son voceadores, otros más son pepenadores que en los ratos libres con una franela y agua enjabonada limpian el parabrisas de los vehículos que se detienen, pero siguen siendo los invisibles para la sociedad.

Raúl González Hernández es un joven de 19 años de edad, habitante de la colonia el Carmen 2, de esta ciudad, él nos cuenta que a los 13 años fue invitado por un amigo de la cuadra para ir al “bule” a sacar unas monedas para el “chesco”, recuerda que a esa edad el asistía a la Secundaria Federal Numero 2 Dunstano Gómez Castillo, pero tras haber asistido un día a trabajar al bulevar México - Laredo y 16 de septiembre en la primera tarde saco lo suficiente para convencerse que en la escuela no sacaría lo que en la calle le generaba.

Su madre estaba enferma y no podía trabajar demasiado, apenas podía sostener el pago de co-legiatura y de uniformes de Raúl, pues lavar ropa no le era suficiente y eso lo sabía ese chico de solo 13 años, recuerda que tras haber regresado a dejarle todas esas moneadas de todas las de-nominaciones, desde 5 centavos hasta algunas de 10 pesos que se mezclaba entre la “pochocha” como él le decía a lo que juntaba, su madre entro en llanto porque sabía que su hijo había brin-cado a eso que le llaman en el barrio el “último brinco”, que es como decir la última opción que tienes antes de delinquir por necesidad.

LA POBREZA UNA AMIGA QUE NO SE VA
Raúl actualmente se encuentra en el crucero de la llamada Intersección de bulevares, que es un punto de alto flujo vehicular, sigue soltero y su madre aun trabaja lavando ropa ajena, pero no es el único que llego tras el “último brinco”, dice que son alrededor de 25 a 30 de todas las edades y de todo tipo de historias, algunos de ellos de la misma colonia y otros más viven cerca del sitio.

“Hay un señor de casi 65 años, bueno el don nuca ha dicho la edad, él es voceador, pero no le alcanzaba y un día le dimos una franela y le dijimos éntrele don y pues ahí la lleva” nos comenta-ba recordando la fecha, pero su mente no le dio para dar más datos.

En el sitio hay padres de familia que han salido adelante y hoy están de empleados como chofer de autobuses, algunos terminaron la prepa y se acomodaron en una empresa pues la adolescen-cia pide una tarifa, pero cuando entran las responsabilidades es mayor el gasto y al final de cuen-tas la pobreza es como una amiga que nunca se va ahí está contigo siempre comenta tristemente pues el no logro sacar la secundaria.

Ya un poco animado puede contar que se turnan la hora y el lugar para no entrar en problemas y esto dificulta las ganancias, además que, si llueve adiós ganancias, se regresan a esperar que este bueno el día para laborar, no se diga cuando acude la policía a retirarlos, cosa que dice que se les hace injusto pues ellos, no han cometido delito para que se les prohíba estar ahí.

ME SIENTO INVISIBLE
Raúl nos comenta que ser limpiaparabrisas no es malo para él, pues ha visto de todo tipo de co-sas en su lugar de trabajo, algunas que quisiera olvidar de su mente y otras más que nunca deja-ra de recordar.

Menciona que la gente se le queda viendo como si fuera una persona mala, o que los fueran a agredir y es entendible, pero no justifica que la gente haga eso, cuando está limpiando un para-brisas, él puede observar a la gente preocupada, triste, enojada, enamorada y hasta durmiéndo-se, dice que en lo posible el trata de conectar con la gente pero esta ni siquiera voltean a verlo, “Es como sentirme así como que no existiera, como invisible pues, nadie se da cuenta si te cor-taste el pelo, si traes zapatos o sandalias, si andas limpio o sucio” porque no les importas comen-tó.

Dice que algunas personas que, si lo conocen, es solo de vista, cuando van o regresan de su tra-bajo y pasan en el lugar solo le echan un chiflido y ya, pero ni siquiera saben su nombre y mucho menos que necesito, piensan que nosotros venimos aquí porque solo queremos dinero fácil, pero los invito una tarde noche que vengan a trabajar para que vean que no es por gusto es por necesidad.

¡AHÍ VIENE LA POLI!
Cuando están en la Intersección de bulevares es común que la policía municipal, estatal y hasta los ministeriales los acosen a cada rato pidiéndoles informes de todo tipo, cosa que dice Raúl que hace que la ciudadanía piense que nosotros cometemos delitos, que bueno por él y sus conoci-dos sabe que no hacen eso, aunque si acepto que algunos vienen solo a ver que “chingan”, cuando en el crucero alguna niña va con su cel. y casi asomándose medio cuerpo de la ventana de algún carro, alguno que otro si se atreve a hacer el arrebate, aunque ya sabemos que cuando regrese a querer trabajar, lo vamos a correr porque sabemos que vendrá la poli a levantarnos comenta.
SIN OPORTUNIDADES DE SALIR ADELANTE

Recuerda que en una ocasión intento meter un proyecto productivo para hacer un taller de hoja-latería en su casa, pero, aunque llevo los papeles y requisitos nunca pudo concretarlo y desistió del proyecto porque le salía caro el estarse moviendo y consiguiendo presupuestos, viendo caras y funcionarios.

En una ocasión quiso seguir con la secundaria, pero la opción que le daban, era de ir por las no-ches a realizarla, pero siempre a esa hora en su casa lo esperan llegar con la cena y lo que se va a comer al día siguiente, por lo que dice que prefirió dejar esa opción.

Aunque dice que en un futuro espera realizar la secundaria y preparatoria dice que por lo pronto no le queda más que seguir así, mientras pueda seguir limpiando parabrisas y ganando el susten-to que requiere para seguir viviendo.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2019 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.