Domingo, 21 de Enero de 2018
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 12 de Enero al 18 de Enero de 2018

La hora de la verdad

La hora de la verdad

Rodolfo del Ángel del Ángel


Qué fácil es confesarte, Señor, seguirte por el camino, dejarlo todo y responder a tu llamada. Pero cuando las cosas se complican, cuando comenzamos a caminar por el sendero abrupto de la prueba y del sufrimiento por tu causa, sabiendo que no hay recompensa, al menos no como las que se esperan en este mundo, entonces es que comenzamos a medir el riesgo, a alentar los pasos, a mirar en otra dirección, a considerar las opciones.

Si, cuando se trata de los milagros, de los panes multiplicados, del prestigio de seguir al profeta popular, al que la gente quiere, en quien ven sus esperanzas de libertad a la manera del mundo, es decir por la fuerza, de manera violenta, humillando a nuestros enemigos, claro que queremos seguirte, claro que queremos un sitio de honor a tu lado a la hora del triunfo y de la gloria entre los reinos de este mundo.

Miras hacia adelante; el horizonte oscuro presagia la hora de la tragedia; los nubarrones se ciernen ominosos anticipando la tormenta. Los relámpagos iluminan por un instante el sendero cuesta arriba que se abre delante iluminando una sombría cruz y el lugar del martirio al final del camino. Detienes tu andar, te vuelves hacia nosotros, tu rostro denota resolución, para ti las cosas están decididas, tu consideraste tus opciones hace mucho tiempo y quedó claro para ti que no había un camino alternativo, ni otro medio de dar el giro radical a la historia del mundo. En realidad la cruz ya la llevabas a cuesta hace tiempo, solo era cuestión de llegar a tu hora y finiquitar la suerte que ya estaba echada hace mucho para ti.

Pero, ¿se podría decir lo mismo de quienes te seguimos? Tu voz se hace escuchar, firme, clara y desafiante; tu mirada que quema la conciencia, penetra hondo como los mismos clavos que habrían de taladrarte. -- Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.-- Comprendimos que era la hora de la verdad, el momento decisivo. Tus palabras anticipaban claramente el costo y el hecho de que no había negociación posible: No se puede servir a dos señores, no se puede andar por dos caminos al mismo tiempo. Era asunto de volverse o continuar.

Que enorme peso adquieren ahora las palabras, no se te puede confesar sin estar dispuesto al seguimiento. Tenemos que admitir que nuestros pensamientos divagan entre la comodidad y el temor, entre la indecisión y el desafío, entre morir de una vez ahora a nosotros mismos para espera r la muerte que de todos modos llegará.

Por un instante nos abres el horizonte más allá de la tormenta. Es el camino a la gloria, a la eternidad, a un mundo nuevo, a la esperanza, a la salvación de una humanidad caída. Y nos damos cuenta, entonces, que vale la pena perder la vida para hallarla, que nadie es tan rico como aquellos que te tienen, ni puede aspirar a mayor gloria como la que aguardan por seguro aquellos que te siguen.

 


emsavalles© 2006 - 2018 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.