Martes, 17 de Octubre de 2017
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 11 de Agosto al 17 de Agosto de 2017

Contigo a mi lado nada temo

Contigo a mi lado nada temo

Rodolfo del Ángel del Ángel


Cuando las dificultades me asedian y tomo conciencia de mi debilidad, mi ánimo se quebranta y desespero. Mi mente se llena de dudas, mi alma desfallece.

¿Por qué en lo profundo del alma me niego a aceptar el hecho innegable de mi humana condición? Soy humano, entonces, tengo límites, soy vulnerable, soy un vaso de barro. Lo veo cada día a mí alrededor porque quienes me rodean son un espejo donde yo mismo veo reflejado. Mi propia existencia es recordatorio constante de ello.

¡Cuánta vanidad y mentira hay en el sentido de autosuficiencia que nos lleva a creer que estamos más allá del sufrimiento y la debilidad! Y que duro despertar a la realidad cuando el dolor nos quebranta.
Pero, ¿cómo enfrentar la contrariedad?, ¿cómo seguir adelante a pesar de la pérdida?, ¿cómo encontrarle sentido a la vida frente a la tragedia y la muerte? Estas son las preguntas existenciales que cobran importancia cuando surgen frente a mi tragedia y mi muerte. Es decir cuando la vida me cuestiona en forma personal.

¿Por qué a mí?, ¿por qué ahora? Parece que el pensar consiste en solo hacerse preguntas frente a la condición humana y sus instancias.
El dolor va a llegar, el sufrimiento me habrá de mostrar sus diferentes rostros, esta humanidad se irá desgastando, ¿qué nos queda al fin?, ¿qué sentido tiene toda la tragedia de la existencia humana? He allí las grandes interrogantes que parecen no tener respuesta.

Las memorias infantiles vienen a mi mente. El caminar por un sendero oscuro de la mano de mi Padre, ¡Eso me daba sentido de seguridad! La noche estaba allí, los ruidos que presagiaban peligros que se acrecentaban en mi imaginación tornándose en monstruos amenazantes no dejaban de escucharse, lo largo del camino que parecía no tener fin o conducir a alguna parte. La mano que me sostenía en silencio y que de cuando en cuando apretaba con un poco más de fuerza me daba confianza. No estaba solo, veía a mi Padre como ese hombre poderoso e invencible que me sostenía, me guiaba y me cuidaba de toda amenaza.

De eso se trata entonces, no de pretender evitar los pasajes oscuros de la existencia, no de negar la realidad del peligro y las sombras que a veces rodean nuestra vida, sino de saber que hay una mano que nos sostiene, que hay una presencia que nos acompaña. El conoce el camino y él nos acompaña en el trayecto asegurándonos, a cada paso, que todo va a estar bien, que él nos guarda de la angustia, que él nos protege con su presencia. Así, confiado, a lo largo del trayecto sus palabras amorosas disipan nuestras dudas, hacen llevaderos nuestros sufrimientos y aligeran la jornada: -- -Hijo mío, no te dejaré ni te desampararé-. Gracias Padre, porque contigo a tu lado nada temo.

 


emsavalles© 2006 - 2017 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.