Jueves, 12 de Diciembre de 2019
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 30 de Noviembre al 06 de Diciembre de 2019

Creados para triunfar

Creados para triunfar

Ptr. Eliseo Méndez Gutiérrez


El viejo y el mar es una narración escrita por Ernest Hemingway(1953), en cuya narración un hombre que, llevando muchos días sin pescar y ganándose la fama del “viejo sin buenos resultados”, decide tomar una barca e ir mar adentro con el deseo de acabar de una vez por todas con su mala racha. Después de pasar varios días, soportando el sol quemante de día y el frio por la noche, por fin su anzuelo anuncia que algo ha pescado. Era un pez enorme. El rostro del anciano reflejaba alegría ante semejante logro; su tiempo de infortunio había terminado. Valió la pena el esfuerzo, era el trofeo de toda su vida. Quiso ponerlo en su barca, pero, para su sorpresa, el pez era más grande que ella. Con alegría en su rostro decidió remolcar el pez, pero mientras remolcaba hacia la orilla del mar, unos tiburones olieron la sangre y prestamente rodearon al pescado del anciano.

Para intentar despedazar, devoraban las carnes y entrañas del pescado. El anciano luchaba por defender su trofeo, luchaba contra los tiburones mientras llegaba a la orilla, pero al bajar de la barca y mientras jalaba la soga, para su sorpresa, solamente estaba el esqueleto de un pez enorme, pero sin carne.

Parece ser que los tiburones de esta vida están rodeando a la sociedad día a día y amenazan con destruir la vida emocional, social y espiritual de muchos niños, jóvenes y adultos. Los tiburones están destruyendo los valores y las buenas costumbres.

Existen influencias negativas externas; como una oleada de nuevas corrientes ideológicas que desmantelan los principios que sostenían a nuestra sociedad y no es muy difícil ver como a nuestro alrededor cada día se destroza en pedazos aquello que por mucho tiempo se había construido; como un hogar, la educación de los hijos, una carrera, incluso la salud, a tal punto que muchos jóvenes pierden la vida cada día como lo indican estudios recientes. Cada 40 segundos una persona se suicida en el mundo. Según la revista Médica del hospital General de México; el suicidio en Adolescentes y jóvenes se ha ido incrementando de manera alarmante, producido por “aspectos neurobiológicos (predisposición genética), la desesperanza, los trastornos psiquiátricos, el embarazo, el bullying escolar (maltrato escolar), el ciberbullying (maltrato cibernético), el desempleo y el consumo indiscriminado de la tecnología a través de la música y los videos como factores de riesgo”. Sabemos que por detrás de todo esto está el enemigo de Dios, que induce al ser humano a alejarse de Dios. El origen de todo lo malo y destructivo para el ser humano es producido por la serpiente antigua, quien ha venido para “hurtar, matar y destruir “(Juan 10:10). Destruye la vida, destruye sueños e ideales. No podemos ignorar el conflicto cósmico entre el bien y el mal, en el cual no somos espectadores sino actores de cada escena que se vive en este mundo. Nuestras decisiones cumplen un papel determinante para triunfar en esta lucha contra el mal. A continuación, te presento algunos sabios consejos para lograrlo.

Fija una meta: quien no tiene una meta es como un tronco tirado en el mar. Va donde las olas lo llevan; no tiene un puerto a donde llegar. Recuerda; quien sabe lo que quiere encontrará la forma de poderlo alcanzar.

Creer que lo puedes alcanzar: comienza a creer que Dios te ha dado capacidad mental y física para poder alcanzar una carrera. No importa la edad que tengas, una ocupación o un matrimonio. Jesús dijo que “al que cree todo le es posible” (Marcos 9:23).

Desechar los pensamientos negativos: la basura se saca de casa, lo que no sirve se tira y lo que trae mal olor hay que alejarlo. Recuerda; “la mente es muy poderosa, construye o destruye". Tu mente es tu mejor amigo o tu peor enemigo”. Desecha cualquier pensamiento de infidelidad, engaño, o recuerdos dolorosos por la pérdida de un ser amado. Pablo, un ejemplo de mentalidad positiva, menciona: “La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz” Rom.8:6 a
Así mismo, John Milton (1608-1674), dijo: “Sólo a partir de mi mente, puedo transformar al paraíso en infierno y al infierno en paraíso”.

Mantén tu mente ocupada: la indolencia es peligrosa. Elena G. de White, una escritora de renombre, escribe: “La mente y el corazón indolentes, que no tienen propósito definido, son fácil presa del maligno. Diríjase la mente a ideales elevados y santos”. La Educación, 189 (1903).

Busca ayuda profesional: existen instituciones que pueden ayudarte. A tu alrededor hay personas que te aman y desean lo mejor para ti.

Estudia la Biblia: será de gran ayuda en los momentos más difíciles de tu vida y te guiará a la fuente de vida, Cristo Jesús.

Practica un deporte: la adrenalina y la endorfina son sustancias químicas que necesita nuestro cuerpo para vivir con satisfacción y se crea en automático cuando hacemos ejercicio.

Duerme 8 horas diarias: las horas de sueño, antes de las 12:00 pm, crean una sustancia en el cerebro llamada melatonina. Esta hormona ejerce diferentes funciones, entre las que está la regulación de lo que llamamos el “reloj biológico”. Es la responsable de controlar los ciclos de sueño del cuerpo, ayudándonos a mejorar nuestro sueño y calidad de vida.

Confía en Jesús: el mejor amigo es el que no te abandona y siempre estará contigo. El salmista David, en su momento más difícil, cuando los tiburones de la vida (metafóricamente hablando) amenazaban su vida, decía: “Alzare mis ojos a los montes ¿de dónde vendrá mi socorro?, mi socorro viene de Jehová que hizo los cielos y la tierra”( Salmos 121)

No dejes que los pensamientos negativos te lleven a destruir tu propia vida, “Todo lo justo, lo puro, todo amable, todo lo que es de buen nombre…en esto pensad” Filp. 4:8. Piensa positivo; piensa en Jesús.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2019 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.