Viernes, 13 de Diciembre de 2019
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 23 de Noviembre al 29 de Noviembre de 2019

La esperanza de Natalia, "una vida normal para mi hijo"

La esperanza de Natalia, "una vida normal para mi hijo"

Juan de Dios Hernández


Desde niño, a José Armando Hernández Medina le gustaba el deporte, andaba mucho en bicicleta y hasta participaba en competencias. Ya siendo adolescente empezó con vómitos y en el Instituto Mexicano del Seguro Social el diagnóstico fue que estaba enfermo del riñón; sin embargo, hoy a sus 17 años de edad, desafortunadamente es uno de los jóvenes de entre 16 y 22 años que padecen cáncer testicular y lucha cada día por salir adelante.

La historia la narra Natalia Medina Martínez, empleada doméstica, casada y con cuatro hijos, todos estudiantes, quien tiene seguro por parte de su hija que estudia en el Tecnológico; su esposo padece diabetes, trabaja de albañil, y en su casa de madera y de láminas no cuentan con todos los servicios básicos, sólo tienen agua y aprovechan la luz del sol para hacer los deberes; viven en Ampliación 21. Y su hijo enfermo tiene 17 años, estudia el CBTIS No. 46 y tiene IMSS por parte de la escuela.

Relata que José Armando nació bien, fue un niño normal hasta hace dos años, cuando empezó con un fuerte dolor en la espalda, el doctor decía que era el riñón y pasó el tiempo con puro calmante, no tomaba refresco, sino mucha agua, es deportista, le gustaba el atletismo, fue a San Luis a competir, siempre andaba en bicicleta. “En el mes de mayo él se pone mal, yo tenía que trabajar, mi esposo fue el que lo llevó, ya para mediodía me marcan, era un dolor muy fuerte y vomitaba, empezó a dejar de comer, porque todo lo que comía lo vomitaba”, expresa.

NOTICIAS MALAS
Entonces le realizaron unos estudios y salió que tenía un tumor, cuando antes decían que era un riñón; les pidieron que esperaran hasta el mes de junio para un ultrasonido, pero en su desesperación se lo llevó de regreso a la casa; sin embargo, se complicaba más cada día. Así fue que lo operaron de los testículos, de donde le retiraron los tumores, y en menos de una semana le dieron los resultados, le dijeron que tenía cáncer, pero que ya estaba avanzado, ya había llegado hasta la sangre.

LA ENFERMEDAD
El médico les explicó que era cáncer testicular, que les da a jóvenes de 16 a 22 años, aunque hay casos en que les da de 34 a 40 años; “desgraciadamente a mi hijo fue el que le tocó como la lotería, de tantos a mi hijo le tocó la mala fortuna”, lamenta.

LA AYUDA DE LA SEÑORA MAGY
Donde trabaja, la señora le decía que no se desesperara, que no se esperara en el Seguro, que ella le iba ayudar a que buscara un médico para que le hicieran una endoscopia y buscó la manera, y en un día ella la movió; “ella ya no vive, se llamaba la señora Magy, la de las gorditas, ella me brindó su ayuda, me trasladaba para todas partes, si gastó mucho dinero, no le importó, con tal de ayudarme”, dijo llorando.

LA DESESPERACIÓN
Quería saber qué tan cierto era lo del tumor de su hijo, y en tres días estaban los resultados, pero un médico les dijo “saben qué, háganle una tomografía” al siguiente día se le hizo el estudio y ese mismo día le dieron el resultado, no sin antes decirle que todos los medicamentos y estudios iban a ser muy costosos y que por más que quisiera ayudarle no podía, pero que le iba a hacer una hoja y que le tenían que ayudar en el seguro; “ahí me dijeron que mi hijo se iba a morir, que los tumores están en los testículos y seguirán avanzando”, menciona.

LA TRISTEZA DE SU HIJO
Al escuchar las palabras del doctor, su hijo se fue para abajo, ya no caminó, dejó de comer, dejó de luchar por su vida, siguió sintiéndose mal, tenía una cirugía que le programó para el 12 de junio y su hijo se puso mal antes, le dio una taquicardia, ya no podía respirar, y lo tuvo que llevar a urgencias, donde una maestra le echó la mano y paso rápido y lo atendieron.

LA ENFERMERA DE VOCACIÓN
Ahí encontró una enfermera llamada Lupita, que la ayudó bastante y gracias a ella las cosas avanzaron bastante, hasta la fecha le sigue ayudando, no económicamente, pero le ofrece una atención humana, “tanto que podría decir que le salvó la vida a mi hijo”, afirma.

CÁNCER
“No sé cómo se originó, no hay una explicación, que según fue por los tumores cancerígenos, mi hijo ha recibido quimioterapias, ya las terminó, hace un año que fue la última vez, pero fueron muy dolorosas, ese tumor hizo que perdiera un riñón, fue retirado gracias a Dios, pero a él lo limitó bastante, no puede caminar mucho, se cansa, pero sigue luchando por su vida, estudia, ya no trabaja”, comenta.

LA ESPERANZA
Finalmente, expresa “lo único que quiero, es que mi hijo recupere su vida normal”. ¿Quiere su hijo un riñón nuevo? Se le pregunta, y responde: “él ya no quiere que lo vuelvan operar, dijo que ya no quiere sufrir como antes, Dios quiera y le pueda dar a mi hijo una esperanza para vivir”.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2019 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.