Jueves, 22 de Agosto de 2019
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 03 de Agosto al 09 de Agosto de 2019

Con o sin “El Chapo” el narcotráfico seguirá

Con o sin “El Chapo” el narcotráfico seguirá

Juan Veledíaz


Con la extradición a Estados Unidos y sentencia a cadena perpetua por narcotráfico, asesinato y lavado de dinero, de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, llega al final un ciclo dentro del negocio del tráfico de drogas, en el que fue uno de los jefes de las organizaciones, un individuo muy mediático que prácticamente convirtió su carrera delictiva en una marca criminal comercial, porque ya sus hijas y su tercera mujer Emma Coronel traen problemas por los derechos de la marca “El Chapo”.

Son más de treinta años de actividad delictiva con la anuencia, con la protección y sobre todo con la complicidad de las autoridades de distintos niveles de gobierno, hablando propiamente del Gobierno Federal de las corporaciones policiacas y de algunos jefes del Ejército, en un tipo de corrupción muy selectiva que no es propiamente sistémica sino una corrupción coyuntural, y un botón de muestra es que toda la gente que lee puede abrir los ojos cuando se diga la palabra Puente Grande y aún sin explicar, muchos podrán imaginar cómo se escapó, cuánto costaron las fugas de enero de 2001 y la mediática de 2014, la inverosímil y muy cuestionada, por medio de los túneles; cuando uno tiene esos dos episodios, pues no hay otra palabra más que corrupción, conveniencia y complicidad, que resumen todo eso.

Joaquín Guzmán es un personaje de la delincuencia que creció al amparo de las autoridades y las mismas agencias estadounidenses, por el tipo de permisividad con la que operaron sus organizaciones y la manera tan conducida en que fue llevado este proceso, aludiendo a que durante el juicio den Nueva York llamó la atención una expresión de uno de sus abogados, que decía que el verdadero jefe no era ni llamado a cuentas, y no se refería a alguien en concreto, sino se refería a todo el sistema, en donde pueden caber de dos a tres Presidentes de la República, dos Secretarios de la Defensa, varios Secretarios de Gobernación, y el más mediático de todos los funcionarios, sobre el cual cayeron varias acusaciones de complicidad, que se llama Genaro García Luna.

Él actualmente vive en Miami, protegido por la CIA, es un activo de las agencias estadounidenses, y la maraña de intereses que están alrededor de él, hablan mucho, añadiendo que la colega Anabel Hernández hace un par de semanas, con parte de sus investigaciones que en su momento publicó, señaló con pelos y señales todas las complicidades de este ex Secretario de Seguridad Pública y de varios de sus colaboradores, algunos de ellos muertos, otros presos, y bueno eso sólo para darse una idea como espectadores simplemente de cómo fue el sexenio de Felipe Calderón con este personaje.

Del impacto que tienen personajes como “El Chapo” en la gente es parte del poder blando, como se le llama a todo lo que tiene que ver con cuestiones culturales generadas por un país, y es que finalmente toda la cultura alrededor del negocio del tráfico de drogas, es algo que se ha venido configurando con el tiempo, no solamente la música, la ropa, la forma de actuar de muchas jovencitas, y sobre todo hay una serie de actitudes de cierto sector de la población debido a que parecería que la misma dinámica del gobierno que no castiga, que no sanciona de manera ejemplar a las cúpulas más altas involucradas en este tipo de hechos delictivos, pues lo ponen a uno a pensar, porque sí realmente hay cosas que no se explican sin la complicidad de las autoridades.

Me parece que el caso de Guzmán Loera no amerita una lectura solamente histórica o periodística, sino hay que hacer una lectura geopolítica también, que tiene que ver con los intereses extranacionales de los Estados Unidos y del mismo México, porque es una manera de tener un control de las operaciones delictivas, entre comillas, porque se les permite operar de Guatemala a Colombia, y es un poder que finalmente al detener a alguna gente de su círculo cercano, sabían cómo estaban las operaciones de esta organización, entonces hay intereses fuera de México y que tocan la política exterior; también es un asunto donde Joaquín Guzmán se convirtió en moneda de cambio, que si te portas bien no te subo los aranceles, pues entrégame a alguien que valga la pena y armar un show mediático, y en este caso fue Joaquín Guzmán.

Sobre el papel que jugará Ismael Zambada tras la sentencia a Joaquín Guzmán, es el mismo papel que jugaría en el lado policiaco García Luna, son personas intocables, los intereses detrás de Zambada son los intereses que permitieron también una salida muy discreta bajo el argumento de un fallecimiento de uno de los grandes jefes que tuvo la organización sinaloense, en referencia a Juan José Esparragoza Moreno, mejor conocido como “El Azul”, o como le decían los colombianos “Don Juan”.

Realmente es gente que le ha costado mucho dinero, muchísimos millones de dólares estar donde están, y por eso se refirió a los pagos, a las conveniencias, a las corruptelas que permiten que ellos se manejen de esa manera, aunque los liderazgos aquí muchas veces son transitorios, son fugitivos, y por lo mismo en la dinámica de este negocio suelen ser permanentes durante cierto tiempo.

En el caso de Joaquín Guzmán, está muy marcado cuando empieza el problema en otra dimensión, en referencia a la violencia que generó él estando fuera a partir del año 2002 y de ahí hasta el 2014, pocos días antes de que cayera, cuántos muertos no hubo achacados a su organización, cuántas disputas territoriales, cuántas bandas, organizaciones no crecieron, se desarrollaron y fenecieron, dejando una estela de muchísimos muertos, de muchas zonas sin control institucional.

Pero también la fuga de Juan Guzmán en 2001 va aparejada con la salida del escenario de varios militares de alto rango, que tuvieron durante años digamos el derecho de picaporte con los grandes capos y eran los que en cierta forma, para una lectura de seguridad nacional, tenían el control, los que tenían a raya a estos individuos, y el caso de Francisco Quirós Hermosillo como uno de los militares más respetados, pero también uno de los mejores conocedores hasta el año 2000 de lo que fue este negocio del tráfico de drogas.

Si hay una lectura no sólo de seguridad nacional sino también geopolítica en el caso de Joaquín Guzmán, eso está por arriba de los liderazgos, los que queden, los que estén serán temporales, “bien lo dijo Zambada a Julio Scherer, esté o yo no esté, esto va a seguir”, y consideró que tiene razón, porque este negocio va a seguir mientras sea el negocio más lucrativo del capitalismo contemporáneo, por todas las ganancias que genera mientras siga prohibido, y esa es la clave, que es prohibido, que es ilegal y eso es lo que lo hacer ser muy tentador para los grandes negocios ilegales de los que dependen muchas economías sobre todo en Centroamérica.

Otro caso emblemático es el de Rafael Caro Quintero, es un ciclo que se terminó hace ya muchos años, pues él mismo lo dijo, que no tiene necesidad; si hacemos un análisis periodístico, que vale la pena, no tiene necesidad, por toda la maraña de intereses financieros que tienen sus hijos, incluso sus familiares políticos, que tienen empresas en Jalisco y en todo el país y fuera de México, realmente es otra fase de negocios, el caso de Caro Quintero en su momento marcó una época, sin Caro Quintero no se entiende la narcocultura, con él empieza, dicen muchos analistas.

Caro Quintero es un ícono ya fuera de escenario, y más que esté activo o no esté activo, finalmente sus intereses financieros y los de su familia están intocables, y eso es lo que te da una lectura distinta y él lo dijo, ya no tiene necesidad de traficar, pues claro que no, con todos los millones de dólares que acumuló durante muchos años y que nunca se le han tocado, recordemos que México es uno de los países donde el lavado de dinero menos se castiga, siempre nos enteramos por el Departamento del Tesoro de todas las investigaciones que se hacen en Estados Unidos, sobre cómo el lavado de activos toca a empresas, toca a empresarios y pues aquí en México nunca se castigan.

Sobre el encarcelamiento de “El Chapo” en Alcatraz de las Rocallosas, uno de los penales en Estados Unidos más rigurosos, famoso precisamente por las condiciones infrahumanas en las que tienen a las personas ahí, muchos de ellos convictos, criminales, personajes de la delincuencia en Estados Unidos y algunos de América Latina, con un poder que en su momento fue muy fuerte, es un mensaje que indica “mira cómo te portas y mira cómo te va a ir”, es un mensaje muy particular en el sistema judicial estadounidense, que te condenan a cadena perpetua y encima te avientan treinta años, es irrisorio, pero finalmente es un mensaje entre líneas muy riguroso, de que de aquí nadie sale vivo.

Sobre la procuración de justicia en México, es parte del sistema el tema de la seguridad y la justicia, ámbitos separados, pero profundamente muy unidos, nunca ha sido funcional, toda la gente lo sabe, la justicia no existe en México, los ricos que la pueden pagar, la pueden comprar, los que estamos a la intemperie somos los que padecemos las injusticia, esa parte es la que como mexicanos debemos reflexionar, hubo un cambio de régimen, pero el sistema de procuración de justicia sigue sin ser tocado, es un problema sistémico, que quiere decir que es el mismo sistema el que no funciona.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2019 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.