Sábado, 15 de Diciembre de 2018
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 16 de Noviembre al 22 de Noviembre de 2018

Arturo Brizio Carter: Saquemos la tarjeta roja a la mediocridad en México

Arturo Brizio Carter: Saquemos la tarjeta roja a la mediocridad en México


El futbol es una bella manifestación humana, afirma el presidente de la Comisión de Árbitros de la FMF

El mexicano Arturo Brizio Carter, ex árbitro de futbol y actualmente conferencista refiere que falta tener un proceso de formación, pero “el tema es de uno mismo, si me pongo una meta, la que sea, acabar mi carrera, la debo de conseguir, pero si no la consigo, eso no debe ponerme flaco de ánimo, ni que ya la vida no sirve para nada, no, debes ver en qué te equivocaste, o qué falló, o a qué terreno te debes acercar para que esto se logre, porque no todas las metas se van a conseguir, pero sí hay que tirarle duro a esas metas, porque si no, nos estamos convirtiendo o comprando un pase con sello y visa a la mediocridad”.

Inició en el arbitraje a los 19 años de edad y llegó a ser uno de los mejores silbantes de México, desempeño lo que lo llevó pitar en las Copas Mundiales de Futbol de Estados Unidos 94 y Francia 98, y se convirtió en el “nazareno” con más tarjetas rojas sacadas a figuras de este deporte en la máxima fiesta del balompié en el orbe; actualmente es presidente de la Comisión de Árbitros de la Federación Mexicana de Futbol y un reconocido conferencista.

En entrevista con emsavalles.com, habla de la relación entre el futbol y la vida, expresando “creo que el futbol como manifestación social, cultural, deportiva y económica, claro, es un quehacer humano, aquel ser vivo a lo que se dedique, está poniendo su sello, entonces creo que el futbol es una hermosa manifestación humana”.

Recuerda: “decía por ahí Eduardo Galeano, que es una religión de religiones, ningún fenómeno, ni las religiones, tienen la preponderancia, la profundidad ni la penetración que tiene el futbol, entonces en ese sentido estar inmerso en ese deporte, que alguna vez llamó Ángel Fernández ‘el juego del hombre’, pues es la cosa más hermosa que le puede pasar a un ser humano, según mis cuentas, verdad”.

Brizio Carter admite que el futbol y el arbitraje lo han hecho un mejor ser humano, pues “al final uno es sus raíces, es obvio que las cosas que yo aprendí, las mamé, las aprendí en la casa desde el ejemplo paterno, la escolaridad también te ayuda, el haber estudiado en colegios que de alguna forma nos ayudaron a adquirir valores importantes”.

“Pero a mí lo que más me marcó en la vida fue el arbitraje, yo lo tomé como una disciplina férrea, porque así tiene que ser, el orden, la puntualidad, los valores, la honestidad, todo eso te lo da el arbitraje, entonces yo tuve la suerte de entrar muy joven al arbitraje, a los 19 años, mis compañeros eran hombres mucho mayores que yo”, comentó.

Recordó que inclusive sus compañeros eran amigos de su padre, hombres de 50 años, “y muchos de ellos fueron sumamente generosos conmigo, entonces el abrevar en esa cultura deportiva, en esa cultura de la legalidad, con gente que tenía mucha experiencia, no sólo en eso sino en la vida también, pues bueno fue para mí una beca y me ayudó a formar tanto mi carácter como mi personalidad”.

De su trabajo en los mundiales y las tarjetas rojas a grandes figuras, entre ellas Zinedine Zidane, precisa que “el tema es que es una cultura, tú te vas formando, insisto, en esa cultura de la legalidad, en mi caso procuré que fuera una tolerancia cero al rijoso, al violento, al tramposo, y eso al final te lleva a una toma de decisiones que es mucho más sencilla”.

“No quiero decir que sea sencillo expulsar a una estrella, simplemente digo que tú reaccionas de una manera ya muy determinada, porque lo has venido haciendo toda tu vida, entonces cuando yo llego a la Copa del Mundo del 94, para mí era perfectamente claro lo que la FIFA quería, que era poner orden, después de un Mundial, Italia 90, muy mal arbitrado, entonces a mí no se me hizo complicado, la verdad”, asevera.

Arturo Brizio está consciente que el problema a nivel mundial, no nada más en el futbol, sino en todo, es que el súper estrella, el líder, el rico o el poderoso, cree que tiene derechos especiales, y en eso radica, para él, uno de los problemas de la coexistencia humana el día de hoy, que hay gente que se siente por encima de las normas, por encima de las leyes, y en ocasiones el gran futbolista cree eso, que él no puede ser tocado ni por el pétalo de una tarjeta roja.

“Y entonces es cuando viene el conflicto y generalmente el que sale perdiendo es el jugador, y el espectáculo al final, en el caso de Zidane por ejemplo, yo lo expulso en Francia y le dan dos partidos de castigo, o sea se pierde el público de ver a ese fenómeno en su mejor momento, treinta minutos del segundo tiempo y dos partidos completos, o sea que en ese sentido, insisto, pierde el futbol”, considera.

Cuestionado sobre si tuvo oportunidad de platicar con Zidane sobre esa expulsión, recuerda “convivimos en unas transmisiones allá en Alemania, Televisa lo llevó a La Jugada de la noche, donde yo estaba, pero él es muy seco, él es africano al final, entonces te contesta con monosílabos, muy gentil, muy amable, muy respetuoso, pero nunca hubo chance de hacer una plática al respecto, digamos”.

Pero menciona que eso es igual que en la vida diaria y común de las personas, porque “los cambios empiezan por uno, definitivamente es muy sencillo echarle la culpa al dirigente, al entrenador, al gobernador, al presidente de la república, de todos nuestros males, cuando nosotros seguimos siendo los mismos personajes, a la mejor apáticos, siniestros del día con día”.

“Ahora, ya que queremos cambiar, tenemos que saber para dónde vamos, o sea no es la canción de Lupita Dalessio de hoy ‘voy cambiar’ y ya se hizo la luz, verdad, no, tenemos que saber cuál es la estrategia para donde queremos llegar, tenemos que aprender a trabajar en equipo, a dejar los egoísmos, me parece que una de las cosas que nos está pasando como país y como sociedad, es que nos hemos vuelto muy apáticos, muy indiferentes, muy poco solidarios”, expresa.

Cita como ejemplo, que cuando hay un terremoto, la gente aparece en tropel, unos bien intencionados a llevar material y rescatistas, otra gente va a tomarse la selfie, pero se acaba la tragedia y se acaba la solidaridad, “o sea no somos capaces de darnos una vuelta aquí en mi estado de Morelos, en Jojutla, a ver si una persona necesita una silla de ruedas o unos sacos de cemento, ya se acabó la solidaridad, son unos flamazos”.

“Entonces me parece que ésa, es una de las cunas de las cosas que hace la gran diferencia entre otras sociedades que sí lo son (solidarias), y que no son mejores que nosotros, no es un tema racial, es un tema absolutamente cultural”, asevera.

Y en este sentido compara la vida diaria con el futbol, “por ahí decían que el futbol es lo más importante de lo menos importante, es una manifestación deportiva y cultural, se acabó la fiesta, pero creo que tenemos que ser como país, más críticos y más ubicados, o sea le ganamos a Alemania y somos los mejores del mundo, perdemos con Suecia y somos una porquería, o sea, caray, tenemos que saber qué podemos esperar y prepararnos para lo que viene, y entender que al final son 11 futbolistas, deportistas, los podemos querer, idolatrar incluso, pero no son México, no son el país”.

“El país es la gente que se rompe el lomo todos los días, levantándose a las 5 de la mañana a chambear, la mamá que lleva al chavito al colegio, después se mete una friega en una fábrica y llega a su casa a seguir chambeando, eso es México, lo otro es una manifestación deportiva muy bonita, vestida de verde, de negro o de como se vista, pero hasta ahí llegó”, conceptualiza.

Para finalizar considera que todo se resume en educación, pues “para mí es el gran ingrediente, sin aulas no hay paraíso, no hay forma, y además la pregunta que oigo por todos lados, ¿qué México queremos?, no, la pregunta es ¿qué clase de mexicano quiero ser yo?, para que podamos cambiar el entorno, pues si vamos a esperar que cambie el país, 120 millones de personas nos vamos a quedar sentaditas viendo el show, el carnaval”

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2018 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.