Lunes, 15 de Octubre de 2018
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 29 de Septiembre al 05 de Octubre de 2018

Los Nopales, 32 años deleitando paladares

Los Nopales, 32 años deleitando paladares


El restaurante fundado por don Mario Díaz es un referente de la Huasteca Potosina

A casi 32 años de haber sido fundado por el extinto Mario Díaz Izeta, el Restaurante “Los Nopales” se ha convertido en un referente de la Huasteca Potosina, tanto por sus platillos y la atención que se brinda, como por su espectacular vista al río Valles, al estar a la orilla de éste en el kilómetro 5 de la carretera México-Laredo.

El negocio inició el 13 de octubre de 1985, luego de que, de acuerdo al relato de la señora Angélica Pedroza viuda de Díaz, don Mario tras el temblor de septiembre de ese año retomara la inquietud de poner un restaurante, pero recordó que era de Ciudad Valles y fue cuando tomó la decisión de regresar, bajo el argumento además de que “allá no tiembla”.

“Él tenía la inquietud de poner un restaurante, entonces se dio la oportunidad de estar aquí, empezó muy chico el negocio, pero con muchas ganas de hacerlo, mi esposo siempre buscó el ambiente familiar y ofrecer un buen servicio y se logró, porque vamos a cumplir 32 años el día 13 de octubre, y pues se siente uno muy orgulloso del reconocimiento de las personas”, expresa.

Ale Díaz Pedroza, la hija, dice que no visualiza a su familia sin el restaurante, porque es su casa y como en ella buscan que se sientan los clientes, porque “mi papá siempre se procuraba por ser un gran anfitrión, le gustaba que la gente se sintiera como en su casa, como en familia, como si nos conociéramos de años, entonces eso es, creo que los tres estamos en la misma sintonía”.

“Por ejemplo a mí, mis amigos, la gente que me conoce, no me presenta como Ale Díaz, todo mundo me presenta como Ale Nopales, ya es parte de, y claro que me siento y nos sentimos muy orgullosos de hacer esto, de amar lo que hacemos, y creo que parte de, fue todo el esfuerzo que pusieron mis papás en el negocio, en crecer, en ser mejores, y pues ahí la llevamos”, comenta.

Óscar Díaz Pedroza, el hijo, recuerda que tendría tres o cuatro años cuando inició y le tocó ver toda la transición, y ahora que su papá faltó y que ya tuvo que llegar al restaurante, rememora que siempre han estado ahí en el entorno, ayudando y todo.

“Yo ya tenía mi negocio y por las tardes me ponía a ver cómo le hizo para poder lograr todo lo que es hoy, porque cuando empezó era muy chiquito el lugar, un bohío, piso de tierra, y en base al trabajo y de que mucha gente creyó en mi papá y le tendieron la mano siempre, gracias a Dios, es la historia desde que empezamos, y vamos muy adelante ya”, destaca.

Doña Angélica recuerda que el terreno en el que iniciaron estaba muy chiquito y fue adquirido por la visión de su cuñado Héctor Díaz, y apenas había un bohío de piso de tierra en el que estaba todo, la cocina, los baños y las mesas, pero conforme pasó el tiempo don Mario fue comprando terrenos aledaños a la gente de la comunidad.

De las anécdotas que han pasado, Ale menciona una: cuando apenas era un bohío, llegó un hombre que se metió en caballo hasta mitad de los comedores y su papá tuvo que salir a decirle que se saliera con su caballo, “porque el señor se metió como si fuera cantina, eso era parte de lidiar con todo”.

“Y es que todo mundo le decía ‘no va a pegar, es muy lejos, no vendes cerveza, todo mundo ubica al restaurante de mariscos con cheve y no es tu fuerte, no vas a aguantar, no vas a pegar, para allá no hay nadie’, y ya después él les dijo, ‘pues ira, hubo algo que sí funcionó’, y es que cuando se tiene fe y se trabaja, todo se logra”, indica.

Pero como en todo inicio, se batalla, y doña Angélica refiere que, en aquel tiempo, como no había luz, en su casa preparaba muchas cosas que se tenían que licuar y ya don Mario se las llevaba, mientras que en el centro se compraba todo, desde refrescos, hielo y hasta agua.

“Con todo cargaba, la camioneta parecía de carga, compraba tanques y llevaba el agua potable diario, en una ocasión hasta se lastimó de la cintura por andar cargando los depósitos, tenía una camioneta Nissan, y duramos así hasta como el 95 o 96”, señala.

Para Ale, su papá “siempre fue alguien que se levantaba temprano y nos levantaba a todos, pero pues regularmente cuando nosotros nos íbamos a la escuela él ya estaba arreglándose para irse, a las 8 de la mañana ya iba para el mercado, y los fines de semana todos a esa misma hora, sólo descansaba el lunes del restaurante, porque era una persona que no podía estar quieta”

Óscar añade “de hecho nos preocupó ya cuando enfermó, porque lo empezamos a ver que se quedaba quieto, los lunes a descansar, entonces nos preocupó esa situación y lamentablemente tuvimos razón, pero era alguien que no paraba, siempre andaba buscando algo que hacer, difícilmente se sentaba a ver la televisión o algo así”.

Ahora ya viene una tercera generación que seguramente se hará cargo en pocos años del restaurante, y él considera que se regresa sobre los pasos que ya se siguieron, al hablar de su hija, pues a diario la lleva “y de hecho casi siempre la ven ahí entre las mesas, entonces ya desde chiquita por lo menos tienes que llevar las cartas o llevar una cuenta”.

“Desde el hecho de que diario vamos al mercado a comprar y entonces ella se levanta temprano los sábados, ya sabe que no va a la escuela Maripau y es ‘vámonos a comprar las verduritas’ y luego vamos a trabajar a Los Nopales”, agrega Ale.

Y es Óscar Díaz que precisa cómo es que se visualiza a “Los Nopales” en un futuro: “Gracias a Dios la región se está consolidando en la parte turística, entonces queremos dar el mejor servicio posible, voltear a otros lugares como Cancún, donde ya profesionalmente lo hacen, aquí todavía estamos como muy en pañales”.

“Pero queremos ser punteros en esa área y pues transmitir el orgullo por nuestras raíces, por nuestra tierra, por nuestra música, de vez en cuando llevamos por ahí un trío de huapangueros para que la gente lo disfrute mientras está comiendo, y ser líderes en la parte turística, que la gente que viene de fuera se sienta como en casa”, puntualiza.

Al restaurante “Los Nopales” lo han visitado cantantes, artistas de talla internacionales, como Alejandra Guzmán en dos ocasiones, Yuri en dos ocasiones y Sasha Sokol.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2018 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.