Lunes, 15 de Octubre de 2018
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 22 de Septiembre al 28 de Septiembre de 2018

De la “guerra química” al Estado Mayor Conjunto

De la “guerra química” al Estado Mayor Conjunto

Juan Veledíaz


Los anexos del sexto informe de gobierno de Enrique Peña Nieto, en materia de seguridad y defensa nacional, muestran cómo en la práctica quedó establecido ya lo que es un Estado Mayor Conjunto, al continuar las reuniones de trabajo entre estas áreas de la Marina, Ejército y Fuerza Aérea. También resalta la entrada en marcha de protocolos en caso de emergencias por sustancias radioactivas y químicas usadas con fines bélicos, así como la mayor coordinación en materia de inteligencia entre distintas instancias. Resalta la participación en misiones de paz de las fuerzas armadas mexicanas en África y Medio Oriente, dentro de los convenios firmados con la ONU.

El sexenio de Enrique Peña Nieto concluirá con una de las etapas más completas en cuanto a niveles de cooperación y coordinación entre las fuerzas armadas mexicanas. El último año de gobierno consolidó en la práctica la operación de lo que sería un Estado Mayor Conjunto, que es una forma de organización y gestión que funciona en la mayoría de las fuerzas armadas del mundo.

En los anexos del sexto informa de gobierno se registra que se consolidaron los mecanismos de coordinación entre las instancias del gobierno federal y se fortalecieron los sistemas de inteligencia naval, militar y civil. En esa ruta se logró la fusión de “las inteligencias especializadas del Estado mexicano a través de la creación y operación del Centro Nacional de Fusión de Inteligencia (CENFI) y los cinco Centros regionales de Fusión de Inteligencia (CERFI)”. Ambos proyectos se desarrollaron en los últimos cuatro años.

El pasado mes de octubre se realizó la tercera reunión entre los Estados Mayores de la Armada, Defensa Nacional y Fuerza Aérea. Ahí se definieron los mecanismos de coordinación y procedimientos sistemáticos a operar, conocidos por el acrónimo de PSO, entre la Semar y Sedena, “con el fin de hacer más eficientes los procesos de gestión y atención de asuntos de interés interinstitucional, como colaboración en proyectos de investigación, educación, fortalecimiento de las capacidades y adiestramiento conjunto”.

Los anexos también registran que se realizaron cuatro “Juntas de Trabajo entre los Estados Mayores de la Defensa Nacional, Aéreo y General de la Armada” con la finalidad de “fortalecer la interoperabilidad, coordinación y cooperación entre la Sedena y Semar; se lograron 29 acuerdos en materia de doctrina, adiestramiento e investigación y desarrollo, los cuales contribuyen al intercambio de información y experiencias”.

Los altos mandos militares y navales, participaron en cuatro Juntas de Estados Mayores con sus similares de Canadá, Estados Unidos, Italia y Guatemala, el objetivo fue el intercambio de información. También asistieron a 29 reuniones, entre octubre y junio pasado, con los Estados Mayores de Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Italia y Perú.

Con la finalidad de abordar temas relacionados con la franja fronteriza al norte y sur del país, las fuerzas armadas participaron en cuatro juntas de Comandantes Fronterizos con Estados Unidos, Guatemala y Belice. Sobre esta agenda en mayo pasado militares y marinos mexicanos participaron en la Conferencia de Seguridad Centroamérica “CENTSEC 2018” en San Salvador, y en el seminario de Sargentos Mayores realizada en el marco de esta reunión. Las reuniones con mandos militares de Centroamérica fueron una constante en este último año de gobierno, ya que se tuvo presencia en cinco conferencias de seguridad en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, México y Honduras.

La agenda geopolítica tuvo más actividad comparativamente con años anteriores. En los documentos se señala que altos mandos castrenses y navales estuvieron en la Reunión Trilateral de Defensa de América del Norte, cuyo propósito fue incrementar la colaboración de los países de esta región mediante una agenda práctica construida sobre una cooperación trilateral en asuntos de defensa.

Las fuerzas armadas mexicanas continuaron con las reuniones con sus pares del Pentágono como la séptima conferencia del Grupo de Trabajo Bilateral de Defensa con Estados Unidos, donde se propuso incrementar la cooperación en materia de seguridad y defensa a la par de tratar asuntos político militares a nivel estratégico con el Departamento de Defensa estadounidense.

La participación de militares mexicanos, entre jefes, oficiales y tropa en misiones castrenses de observación, también tuvo un incremento en número y eventos durante el lapso de septiembre del 2017 al 30 de junio del 2018. Se cita el caso de 60 elementos que participaron en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU, 47 de Sedena y 13 de Semar, que se dividieron en las siguientes misiones.

Del ejército fueron 18 efectivos por ocho de la marina los que estuvieron como observadores internacionales en la misión de la ONU en Colombia. Cuatro jefes y un oficial de la Sedena mas tres capitanes de fragata de la armada, también fueron observadores internacionales en la Misión de Verificación de la ONU en Colombia.

En el Referéndum para el Sahara Occidental dentro de la Misión de la ONU estuvieron 10 militares y un oficial de la armada dentro de la delegación.

La presencia de militares mexicanos en misiones militares de la ONU en África, también se incrementó. Se cita el caso de un jefe que como oficial de Estado Mayor participó en la Misión Multinacional Integrada de Estabilización de la ONU en la República Centroafricana. Otro oficial de Estado Mayor y un capitán de fragata quien realizó labores de jefe de inteligencia, participaron en la Misión Multinacional de Estabilización de la ONU en Mali. Diez militares más, entre jefes, oficiales y tropa junto a un capitán de fragata intervinieron en la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití.

También hubo presencia militar mexicana en la Fuerza Provisional de la ONU en el Líbano, donde un jefe y un oficial hicieron labores de Estado Mayor.

Prevención ante agentes químicos y radioactivos
Algo que llama la atención dentro de los anexos del informe, es lo relativo al mayor control sobre sustancias radioactivas y todo tipo de materiales de importación y exportación susceptibles de manipularse para fabricación de armas de destrucción masiva.

Se implementó el Sistema de Seguridad Químico, Biológico, Radiológico y de Explosivos Combinados (QBRE), cuya finalidad es prevenir, detectar y neutralizar posibles riesgos o amenazas relacionados a este tipo de materiales que “pudieran poner en riesgo la seguridad de los asistentes e instalaciones durante eventos masivos de alto impacto”, tales como los actos conmemorativos en fiestas patrias.

Tres de los momentos en los que entraron en operación los protocolos entre instancias federales y estatales en casos de emergencia, fue cuando se lanzaron alertas para la búsqueda y localización de tres fuentes radiactivas robadas en Escobedo, Nuevo León (agosto de 2017), Tepic, Nayarit (octubre de 2017), y León, Guanajuato (febrero de 2018), donde se recuperaron los aparatos descartándose riesgos para la salud pública y el medio ambiente.

Los centros de fusión de inteligencia
El apartado relativo al fortalecimiento de la inteligencia civil es amplio, ya que incluye la consolidación de los llamados centros de fusión de inteligencia distribuidos en cinco zonas estratégicas en todo el país.
Con el Centro Nacional de Fusión de Inteligencia (CENFI) y los cinco Centros regionales de Fusión de Inteligencia (CERFI, la coordinación interinstitucional que fue inexistente en el sexenio de Felipe Calderón y limitada durante buena parte del de Peña Nieto, tuvo una nueva era después de que su puesta en práctica desembocó en la captura de “agentes generadores de violencia a nivel regional”, en más de 30 casos “de atención relevante”.

La armada de México contribuyó a fortalecer las actividades de inteligencia con la participación de 576 elementos en diversas operaciones en los estados de Baja California, Chiapas, Ciudad de México, Colima, Guerrero, Jalisco, México, Nuevo León, Oaxaca, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán, en delitos relacionados a narcotráfico, robo de combustible. Extorsión, tráfico ilegal de personas, así como el “debilitamiento de estructuras de las células y cárteles de la delincuencia”.

Modernización de pertrechos castrenses
En este apartado se destaca que la Fuerza Aérea Mexicana avanzó en la renovación de su flota aérea con la compra de tres aeronaves, dos aviones y un helicóptero, mientras el ejército fortaleció su movilidad táctica y estratégica con la compra de 153 vehículos de diferentes características.

Lo que resalta es que la industria militar fabricó 35 mil 700 fusiles FX-05 calibre 5.56 milímetros y 11.3 millones de municiones de diversos calibres en el último año. Además de que se capacitó a mil 196 elementos sobre especialización técnica, que permitió la mejora de procesos en la seguridad industrial y permitió el uso de tecnologías de la información.

Dice el informe, “de diciembre del 2012 a junio del 2018”, es decir en casi la totalidad del sexenio y la gestión del general Salvador Cienfuegos Zepeda como secretario de la Defensa Nacional, se fabricaron 107 mil 900 fusiles FX-05 y 136.3 millones de municiones”, además de que se capacitó a siete mil 25 elementos en temas relacionados con la industria

twitter. @velediaz424
sitio web. estadomayor.mx

 


emsavalles© 2006 - 2018 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.