Lunes, 15 de Octubre de 2018
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 22 de Septiembre al 28 de Septiembre de 2018

Una iglesia de puertas abiertas

Una iglesia de puertas abiertas

Rodolfo del Ángel del Ángel


En este mundo existen muchos accesos restringidos y puertas cerradas. Es como si el mundo estuviera dividido en pequeños espacios que incluyen a unos cuantos y excluyen a la mayoría. El tener derechos de membrecía confiere cierto status y crea la ilusión de privilegio y poder. No cualquiera puede entrar a un club deportivo de categoría, o acceder a ciertos servicios sin una tarjeta de crédito que garantice nuestro poder adquisitivo (o de endeudamiento). Si no has pagado la membrecía o tiene la tarjeta, sencillamente estás fuera y excluido de cualquier buen trato o privilegio. Las puertas se abren para unos cuantos y se cierran para la mayoría. A veces se llega a creer que las iglesias son también espacios de privilegios a los que no se puede acceder sino se cumplen determinados requisitos, y no es que estén escritos en algún lado (sin duda no en la Biblia) Hay iglesia de pobres y ricos, urbanas y suburbanas, para el común de la gente, o para los que comparten cierto nivel social, por ejemplo, ser profesionistas, pertenecer a la clase media o vestir de determinada manera o iglesias solo para los pobres. Con cuanta frecuencia ocurre esto y tal vez no nos damos cuenta porque ya estamos acostumbrados a que las cosas sean de determinada manera, y solo reaccionamos cuando alguien que parece romper la normalidad ingresa al templo. Incluso, me temo, que el status de la iglesia tiene que ver con el tamaño de las instalaciones, la calidad de sus recursos tecnológicos y del “espectáculo” que se ofrece los domingos de buena música y la charla agradable de un buen motivador. ¿Es eso la iglesia?

Es importante comprender que la iglesia es pueblo, pueblo de Dios que se reúne, que alaba y que vive en el mundo con una orientación específica de vida que no es otra cosa que hacer todo lo que se hace para la gloria de Dios, buscando que Él sea reconocido y honrado en cada área de la vida. Nuestra condición de pueblo de Dios no la da la amplitud, comodidad o espectacularidad de nuestros edificios, o la calidad de nuestros cultos desde el punto de vista de la comodidad de la gente. Lo que nos da la condición de iglesia es la gracia de Dios que ha querido llamarnos a ser su pueblo, un pueblo donde todos caben y donde todos al fin somos pobres y necesitados de Él, donde las diferencias y exclusiones que imponen el egoísmo humano han sido derribadas porque en Cristo esas diferencias desaparecen. En este sentido me parece que con frecuencia nuestros santuarios, antes que ser lugares de encuentro y comunidad, son sitios de exclusión y retirada de las realidades de ese mundo que exige de nosotros una presencia significativa y transformadora de acuerdo con el evangelio de Cristo que nos llama a ser la luz del mundo y la sal de la tierra.

Necesitamos volver al sencillo evangelio de Jesús, el evangelio que es Buena Noticia para todos, el evangelio que integra y reconcilia, que genera nueva humanidad y crea auténtica comunidad bajo la influencia milagrosa de la gracia de Dios. Necesitamos ser una iglesia de puertas abiertas en dos sentidos: abiertas para salir, al igual que Jesús, por los caminos del mundo para hacer presente el reino de Dios donde está la gente, y abierta para que los que vienen llegando al redil la encuentren franca para darles la bienvenida. Si nos olvidamos de esa vocación, seremos un club, un espacio recreativo, un lugar de complacencias humanas, pero sin duda no la iglesia de Cristo ¿No considera usted que aquí hay algo muy profundo en lo cual meditar?

 


emsavalles© 2006 - 2018 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.