Martes, 18 de Septiembre de 2018
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 17 de Agosto al 24 de Agosto de 2018

Tatiana, un ejemplo de lucha ante la adversidad

Tatiana, un ejemplo de lucha ante la adversidad

Eunice Ramírez


La vida le ha puesto pruebas muy difíciles, como su enfermedad renal, pero no se rinde

Tras doce años de vivir en Ciudad Valles, en donde se desempeñó como instructora de clases de zumba, Tatiana Elizabeth Martínez Arvizu decide irse a Querétaro en busca de una oportunidad laboral; todo iba muy bien durante el inicio de su estancia allá, tenía el sueldo de un profesionista ganaba 6 mil pesos libres de impuestos a la quincena, cuando aquí sus ingresos eran de mil pesos en área de ventas.

Pero allá, después de tres meses comenzaron los problemas con quien era su jefe, le faltaba al respeto, le decía que no servía para esto ni para lo otro, pero con palabras altisonantes, pero luego de trabajar ocho meses bajo presión y abuso tanto físico como psicológico de su parte, llegó al punto que ya no quería ir a trabajar.

“Después de aguantar todo eso, empecé con la presión muy alta, empecé a dejar de comer, él me presionaba tanto que yo perdí el apetito totalmente, para mí ya era cómo me va regañar, necesitaba terminar el trabajo, no podía salir a comer y dejé de comer”, recuerda.

Fue entonces que empezó a ir al Seguro Social porque comenzó a sentirme muy mal, se dormía en los autobuses, y la doctora le dijo que su problema era psicológico, que tenía mucho daño mental y a la semana la mandaron hacer análisis de laboratorio, porque sentía que las piernas se le dormían, al igual que los brazos y los dedos de las manos, y cuando estaba en la computadora todo se le nublaba.

En este momento recuerda haber tenido un matrimonio en el que fue violentada mucho tiempo física y verbalmente, además de haber pasado por el fallecimiento de sus dos hijos: el primero nació y murió, tuve un embarazo de término y nació muerto, y su niña murió a los tres días de nacida, por negligencia en el hospital.

Por eso la situación laboral que enfrentaba era para ella vivir un contrainfiermo, porque ya lo había vivido estando casada, de modo que cuando recibió la primera agresión de su jefe, se bloqueó, y empezó a revivir todo lo que había pasado, cuando decía que la violencia era por amor, pero en realidad era por necesidad.

Y en esta ocasión era lo mismo, porque sus padres dependían de ella y no podía renunciar a los 6 mil pesos con los que pagaba la comida y el sustento, además de que su papá ya tenía 82 años y su mamá entonces trabajaba en el hospital ganando mil pesos a la quincena, “prefiero que las agresiones vengan hacia a mí y eso hice, aguantarme”, comenta.

Pero un 15 de abril llegó a la oficina e intentó poner su huella en el checador, pero su jefe de un manazo le quita la mano y le dice que no iba a checar porque había llegado dos minutos tarde, por este motivo hizo un reporte y les pidió a todos que lo firmaran, y cuando terminó se fue a la cocina para tomarse una pastilla para la presión, pero apenas alcanzó a llegar a la entrada y empezó a convulsionar.

Entonces va al Seguro Social y estando allá convulsionó ocho veces más, ya no tenía funcionamiento en sus riñones y sus toxinas ya estaban en el cerebro y eso ocasionaba las convulsiones, entró con el nefrólogo y le dijo: “no tiene cáncer, sus estudios arrojan que usted trae un 5% de función renal en ambos riñones, sus riñones han dejado de trabajar en una velocidad impresionante, por el tiempo que usted lo marca, desde que empezó a sentirse mal. No hay una solución inmediata para usted, lo que podemos hacer para poder liberar todas las toxinas que su cuerpo tiene detenidas, es ponerle la diálisis”.

Pero fue el 28 de abril del 2016 cuando le detectaron poliquistosis renal progresiva, que se expandió, comenzó con un riñón y siguió con el otro, el páncreas, hígado y ovario, y los quistes van avanzando conforme pasa el tiempo, lo único que puede prevenir con la terapia, que se hace todos los días del año, es que avancen con velocidad.

“Pasaron dos días y ya no pude moverme, ya las toxinas estaban en mis músculos, a mí ya me tenían que mover porque yo no podía flexionar, y ya no hablaba, las palabras que intentaba pronunciar, salían muy cortadas y comencé a hablar con un hipo que en ese momento me decían que era la oxigenación del cerebro, cada que intentaba decir una palabra me venía el hipo, ya no podía entablar una plática”, menciona.

Duró 6 meses de recuperación, pero a los primeros tres meses de la primera cirugía se puso muy grave otra vez, porque el primer catéter que tuvo lo usó con máquina Baxter, que hace un movimiento de succión muy fuerte e hizo que se le pegara al pulmón derecho y casi se lo perforaba, comenzando a sentir mucho dolor en el pecho cuando se despertaba, entonces la programaron para un 3 de noviembre para sacarle ese catéter y hacerle la recolocación al lado izquierdo.

Ahora está imposibilitada para trabajar, pero le negaron la pensión porque se trata de una enfermedad crónica, por semanas de cotización, por la edad y el tiempo que tenía cotizando, y aunque impugnó ante el Consejo Consultivo, la negativa se mantuvo.

Al verse sin trabajo y sin pensión, habló con un tío que está en Estados Unidos y le explicó su situación y le pidió un préstamo, y le mandó dinero para un mes, pero pensó invertir y se acordó de un hermano de él que hace y vende dulce de tamarindo, a quien le pidió el producto y en Querétaro empezó a publicarlo y se empezó a conocer su caso.

Actualmente lo ofrece allá y en Valles, incluso en San Luis cuando tiene que trasbordar, incluso su esposo tenía un grupo de cumbia texana y se iba con él a los eventos a donde los invitaban, como Aguascalientes, Tampico, Ciudad Victoria, Ciudad Mante, Guadalajara, México y León, en donde aprovechaba para vender.

“Cuando vengo a Valles me voy a los autobuses de la Escontría, los tomó hacia la Pedro Antonio hasta llegar al ingenio, me regreso y aquí termino.

Pero los medicamentos que requiere son muy caros, como la Eritropoyetina y la Renagel, pues tan sólo la última cuesta 3 mil 800 por un mes, pues es una pastilla para nivelar el fósforo.

Lamenta que el Gobierno Municipal de Ciudad Valles no la haya apoyado, pues recurrió a Jorge Terán Juárez a través de las redes sociales, pero la mandó con su secretaria y con ella jamás pudo coincidir en fechas para una cita, porque viaja seguido a Querétaro, de modo que nunca pudo hablar directamente con el Alcalde.

Entonces empezaron las campañas políticas y se acercó al licenciado David Medina Salazar, pero “me quedé en promesas, porque decía ‘sí yo la busco’ y pues nunca pasó, al único que no me acerqué fue a Adrián Esper Cárdenas”.

Después se vino una situación difícil, pues su hermana mayor desafortunadamente pierde a su bebé y no tenían ni para la caja del niño, y su papá enfermo de cáncer, ella con la enfermedad y su mamá desempleada, así es que tuvo que exhumar a su hijos para que sepultaran ahí también a su sobrino, y pidieron el ataúd a una funeraria, que todavía deben.

Actualmente imparte conferencias en Querétaro sobre la insuficiencia renal como enfermedad, sobrevivencia, terapia y el tema emocional, habla de lo que ella vivió, y aprovecha los espacios que se le abren, porque puede vender sus dulces, lo cual no ha podido hacer aquí porque no tiene el apoyo del Gobierno Municipal y por ejemplo fue a la Secundaria Pedro Antonio Santos, de la que es ex alumna y no le dieron la oportunidad.

Tatiana Elizabeth Martínez concluye con un mensaje: “La única petición que tengo y que nosotros necesitamos, hablo por mí y mi familia, es un lugar para establecernos y poder vender, un puesto, como un carrito ambulante y poder tener de ahí un ingreso, mi mamá está sin trabajo con el cáncer de mi papá, mi hermana la más chica es la única que medio gana bien, pero ella es la que se encarga de ellos y yo vengo cada fin de mes y no puedo estar mucho tiempo aquí por el tema mío, yo tengo la intención de venirme para acá, ya no quiero estar en Querétaro y no me puedo venir porque lo que yo aquí me gano en una semana, allá me lo gana hasta en un día”.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2018 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.