Sábado, 21 de Julio de 2018
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 02 de Marzo al 08 de Marzo de 2018

Rafael Castro Torres y el legado de un gran hombre

Rafael Castro Torres y el legado de un gran hombre


Tres personajes formados a su lado lo describen cómo era el ser humano y el jefe

Belém Altamirano, Rafael Maldonado y Julián Díaz coincidieron en algo, trabajar con Rafael Castro Torres, y a manera de homenaje emsavalles.com recopiló los puntos de vista de estos tres personajes que convivieron con el hombre que partió el 19 de febrero y que seguirá siendo el gran referente de las comunicaciones en la Huasteca Potosina.

“Fue una escuela, le aprendí mucho, lo que soy se lo debo a él, porque con él aprendí y son experiencias extraordinarias trabajar con un hombre de esa calidad y sobre todo de calidad humana. Aunque en aquella época no sé le juzgaba como muy humano, incluso nosotros mismos que trabajamos con él, pero tuve la oportunidad de estar en su oficina y de darme cuenta de su gran humanismo, apoyaba mucho, sobre todo a estudiantes”, recuerda Belém Altamirano.

Ella llegó a trabajar con Rafael Castro siendo muy joven, a la edad de 16 años, y añade “entré a la radio como secretaria, había que hacer un programa para los niños, yo era tartamuda, entonces me pusieron a grabar, a tener que hablar lentamente, a gesticular para que la dicción fuera clara y eso me facilitó el estar ante el micrófono y corregirme de mi tartamudez”.

Rafael Maldonado relata que quien lo llevó a hacer sus pininos a la XETR, en aquel tiempo en el 1120 de AM, fue Roberto “El Caballo” Aguilar, y ahí empezó a involucrarse más en la estación y eso derivó en una relación más cercana con Rafael Castro, y fue en los últimos años que tuvo la oportunidad de platicar muchas más veces con él, acerca de cómo veían la radio actualmente, hacia dónde se estaba yendo, de la conveniencia de transmitir en frecuencia modulada o en amplitud modulada.

“Siempre insistió en tener los dos transmisores prendidos, estar en el 600 de AM y en la nueva frecuencia, por la cobertura que le daba la amplitud modulada, sobre todo en la región indígena, para llevarles noticias, música, entretenimiento, la parte publicitaria, y siempre estuvo reacio a apagar el transmisor de amplitud modulada, y yo le explicaba que la frecuencia modulada le daba también esa cobertura, que sí podía tener la presencia, detalles técnicos que posibilitaban esa cobertura en el área que él quería y le decía que tener dos transmisores prendidos era un gasto”, comenta.

“Siempre pedía muchas opiniones, escuchaba muchas voces, porque quería tomar la decisión más adecuada, pues pensaba que podía mejorar todavía el negocio. Fue un tipo visionario, porque muchas cosas que hoy damos por sentadas en la radio, él las comenzó a hacer, si bien tal vez por exigencias del mercado y del desarrollo, pero las hizo él, las trajo, las comenzó a implementar: controles remotos, actuaciones en vivo de artistas, llegó la XETR a tener su propio estudio y todo impulsado por él, por crear un mejor producto, una imagen de lo que es la radio”, asevera.

Para Julián Díaz, todo lo que tuvo que ver y la importancia de lo que hizo le dejan un lugar irrebatible en la historia, por el tema de radiodifusión, al cual añadiría el contexto histórico de lo que concierne al ámbito empresarial, al ser prácticamente también el precursor del autotransporte de manera más formal, y desde luego la historia moderna de Valles no puede concebirse sin la presencia Rafael Castro en estos dos ámbitos.

En el plano personal, rememora que en 1992 su hija, Marcela Castro, le dio la oportunidad de trabajar en la XECV algunos meses y posteriormente tuvo el privilegio de compartir el micrófono con muchas leyendas de la radio en la XETR, y ya con un noticiero propio en 1997 y 1998, tuvo la posibilidad de interactuar un poco más con él.
“Te escuchaba, incluso te aconsejaba y a pesar del poderío económico, político, social con el que contaba, a pesar del hombre respetado que era, siempre estaba desprovisto de esa burbuja de inaccesibilidad que pudieran tener muchos otros patrones, porque podías llegar y sin hacer antesala, cita, ni reportar ante nadie, podías pasar, a veces no había ni secretaria y simplemente te acercabas con un poco de timidez y él amablemente te invitaba a que pasaras, y una vez en su oficina podían transcurrir horas hablando y esto siempre habla de la gran calidad humana que tenía, quizá lo único que de manera particular le reprocharía, fue el hecho de que siempre se defendió con un ‘ahí luego’, ‘ahí después’, cuando insistimos una y otra ocasión en hacerle una entrevista, en hacer un reportaje, tanto cuando estamos dentro de sus empresas como aún ya fuera”, expresa.

“Pero al final de cuentas descansó en paz todo el tiempo, porque fue un hombre muy tranquilo, muy relajado, seguramente muy satisfecho de lo que hizo y probablemente también de lo que dejó de hacer, pero sin duda la historia de Valles no se puede concebir sin un hombre como Rafael Castro, era un personaje en el que dentro de esa excentricidad, había una amabilidad, una sencillez, un desprendimiento, era un hombre caritativo, lo recordamos no sólo por el personaje que fue sino por la jefatura de la de la cual dependimos en alguna ocasión”, considera.

A Rafael Castro se le recuerda el don que tenía para el trato hacia sus colaboradores, como lo confirma Belém Altamirano al mencionar que “para manejar gente tienes que humanizarte, tienes que analizar la vida de cada uno de tus empleados para poderlos entender, manejar y ayudar”.

¿Este hombre se enojaba?, se le pregunta. “Sí se enojaba, pero se controlaba, era un hombre muy estoico”, responde.

“Era una persona que sabía cómo pedirte o cómo sugerirte cosas para que dieras ese ‘plus’ que él sabía que podías dar, y tenía el don, la capacidad de saberte pedir, saberte guiar, saberte decir ‘yo siento que usted puede hacer esto, de esta manera… ¿por qué no lo ha intentado?’”, añade Rafael Maldonado.

“Además era político, era tan político que sabía cómo evadir la política y quedarse al margen, por eso hoy a pesar que ya no está, es inmortal y seguimos hablando de él, porque nunca se inmiscuyó de manera directa en la política, si acaso un poco recordar aquellos escarceos cuando Rafael Piña, que luego derivó en las inconformidades que se generaban con los ‘pdmistas’ cerca de la XETR, que estaban un poco molestos por la manera que ellos consideraban no era la apropiada para difundir la información, pero fuera de eso, creo que era un personaje que podía estar rodeado de políticos, pero no se ‘manchaba’ de esa parte oscura que conlleva la política y entonces eso le permitió tener esa personalidad impecable aún hasta la fecha”, abunda Julián Díaz.

La visión que tenía la reconoce Rafael Maldonado, quien señala que gracias a ésta, llegó a seleccionar un buen equipo de gente que laboraba con él, que no sólo le daban opiniones y consejos, era gente de primer nivel, de primera línea, intelectuales, y eso le permitió ir puliendo más a la gente que estaba con él y crear ese equipo que ha transcendido en la historia de la radio en Valles, “de gente como Federico Reyes, Felipe Montalvo, Miguel Barrientos, Roberto Aguilar, Roberto Aguilar padre, que también fue una parte importante de la XETR tanto en ventas como en organización interna, muchas cosas. Todo eso formó las bases de lo que es hoy la actividad radial en nuestra región”.

Belém Altamirano considera que todos tienen algo que agradecerle, la oportunidad de trabajar en sus empresas, del aprendizaje que tuvieron, “porque si hay algo que distinguió a las empresas de Rafael Castro, es que los que trabajamos con él, en transportes o en la radio, tuvimos las puertas abiertas, porque saben que somos gente de trabajo y ese espíritu que precisamente él nos lo enseñó”.

“Una de las anécdotas que me tocó vivir con él, es que desde niño me gustó la música y desde entonces aprendí a tocar el órgano, y en su casa tenía un Thomas, de los primeros que llegaron a Valles, y me invitaba a tocarlo, era un gran admirador de la música y en varias ocasiones estuve ahí, tanto que, en la primera comunión de René, toqué en su fiesta, me lo pidió y lo hice con mucho gusto. Le apasionaba mucho la música, la clásica, barroca, contemporánea, le gustaba saber qué estaba escuchando, lo que llamaríamos música culta”, narra Rafael Maldonado.

Mientras que, en el tema de la locución, Julián Díaz afirma que la XETR se convirtió en un semillero de lo que posteriormente serían los grandes hombres y las grandes mujeres del micrófono, ya después la XECV y la XEXR, permitieron también que emergieran nuevos valores, muchos de ellos aún se escuchan en la radio, y añade el contexto periodístico y de la información, donde también se forjaron grandes personajes.

Destaca el hecho de que la XECV fue la primera estación en el estado en transmitir noticieros, “fue también muy peculiar, incluso se hizo merecedora esta participación informativa del Premio Estatal de Periodismo, el primero que ganó un huasteco en 1986, el caso de Ciro Torres, a través de la XECV, cuando hicieron la reseña de los acontecimientos del sismo en México en 1985, en septiembre, por ejemplificar ese parteaguas en materia informativa”.

Finalmente, Belém Altamirano describe a Rafael Castro como “un hombre fuera de serie, un hombre que, a pesar de las circunstancias no muy buenas, siempre salía adelante, nunca lo detuvieron las crisis, los problemas políticos o sociales, siempre mirando adelante”.

Rafael Maldonado menciona “yo usaría solamente una palabra: inteligente”.

Y Julián Díaz expresa “y añadiría sagaz, en muchos sentidos, sagaz y astuto”.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2018 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.