Lunes, 23 de Julio de 2018
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 05 de Enero al 11 de Enero de 2018

Deliciosa tradición… Los bocoles de nata de doña Magda Martínez

Deliciosa tradición… Los bocoles de nata de doña Magda Martínez


Entre sus clientes hay Presidentes de la República, Gobernadores, Generales y Legisladores y Funcionarios Federales

¿Quién no ha probado los bocoles de nata de doña Magda Martínez allá en la colonia Juárez? Ella es una historia de éxito, de amor por su tierra, y se ha convertido en un referente de la gastronomía huasteca, que lo mismo le ha servido sus platillos a Presidentes de la República, Gobernadores, Generales y Legisladores y Funcionarios Federales.

En una entrevista con emsavalles.com doña Magda cuenta sus inicios, su lucha constante, los primeros logros y hasta la consolidación de su microempresa, que es ya un lugar obligado de visita en Ciudad Valles, al cual han venido a buscar incluso desde el extranjero, pues sus creaciones culinarias y su sazón han traspasado las fronteras de México.

¿Cómo fue el inicio de esta historia?
“Hace unos 22 años fue cuando comencé a tocar puertas, en bancos, Seguro Social, Telmex y todas esas instituciones, les ofrecí la comida y ya después comencé a ir metiendo poco a poco los bocolitos, que había conocido esa receta en una familia para la que trabajé, entonces me los dieron a probar y dije ‘un día voy a comenzar un negocito vendiendo estos bocoles’, porque a donde quiera que iba los probaba, que de frijoles, que de res, que de puerco, de todo, menos de nata, entonces yo dije ‘pues no, yo voy a tener que darme a la tarea”.

“Comencé en ese tiempo así, ahí en la colonia Juárez, pero los venía a repartir a domicilio, al Hospital General también llegué, ahí me contrataron como cocinera y ahí metí en las cenas los bocolitos a los doctores y a las enfermeras, porque ellos los pedían, decían ‘si sabe hacer eso, por qué no nos los hace aquí en lugar de la colación’, perfecto aquí hay nata y aquí mismo los hago, y ya ahí empezaron ellos a probar los bocoles, el doctor Toranzo, el doctor Posadas, todos ellos, Costa, un montón de médicos que trabajaban en la noche”.

¿Era trabajadora del hospital?
“Pero por honorarios, no había oportunidad de que yo pudiera entrar, en las bases siempre hay obstáculos, pero me dieron la oportunidad por honorarios y dije ‘sí acepto’ y entré en las noches, entonces servía los bocoles ahí a todos ellos… ya después que se fueron para San Luis dijeron ‘doña Magda qué está haciendo aquí desvelándose, váyase para su casa, póngase a trabajar allá, y ahí nosotros empezamos a mandar gente’, y desde San Luis Potosí se vino para acá la Secretaría de Salud, y ahí llegan”.

Doña Magda es originaria de El Cuiche y está casada con José Luis Gordillo Torres, con quien tiene cuatro hijos y no son sólo abuelos sino hasta bisabuelos, pues tienen cinco bisnietos. Y fue allá, en el ejido donde supo poner el corazón a los platillos que ahora prepara y que son las delicias de mucha gente.

¿Se nace con esa virtud, es un don que Dios le dio, porque tiene buena sazón en sus platillos, que a todos nos encantan?
“Fíjese que sí, porque nuestros padres y nuestras madres siempre nos enseñan algo, entonces cuando mi madre me llamaba a preparar el palmito, cuando tenía como 6 o 7 años, me decía ‘véngase para que vea cómo se pica el palmito, cómo se guisa’, en aquella hornilla de tierra, de barro y yo ahí parada viendo cómo lo preparaba, y me decía ‘esto apréndaselo porque es muy bueno y muy sabroso’, de modo que cuando me casé, mi marido de todo se pudo quejar, menos de la comida”.

¿Cómo le mete corazón, pasión, usted es ya un referente de la gastronomía, de cómo es tan rica nuestra cocina y cómo encanta paladares?
“Por eso que acaba de decir, cada vez que se prepara la masa, si me toca a mí, porque también la prepara la cocinera que me ayuda, estoy probando que le dé el punto del sabor y de la cantidad de nata que tiene que llevar, entonces si le falta, inmediatamente lo veo yo y le digo ‘hey, eso no sirve, sáquenla, póngale más nata porque le falta’, y así”.

Hoy los bocoles de doña Magda son un referente, porque la gente que viene a Valles y extraña a Valles si no hace una parada con doña Magda, es que no vino a Valles...
“Es lo que dicen, porque algunos que vienen del otro lado, que son de Valles, sus familiares les llevan hasta allá, a Atlanta, hasta Canadá, pero los prueban y vienen para acá y buscan el lugar y llegan ahí, incluso gente de Baja California también viene, de Sinaloa.

“Un día me pasó que llegó un autobús especial y traían muchos jóvenes y no hallaban ni qué pedir, y dijeron ‘no vemos por aquí ninguna hamburguesa, ningún hot dog ni tacos de harina ni gorditas’, entonces les dije ‘miren ahorita les voy a traer para que prueben’, y ya les llevé un platón de bocolitos y les dije ‘pruébenlos y si les gustan les sirvo de éstos’, que van probando, ‘mejor que las hamburguesas’ dijeron ellos, y a vender bocoles”.

El huevito verde que le pone a los bocoles, también tiene su sazón especial, ¿cómo lo prepara?
“Mire, qué cree, es la cosa más fácil, nada más le pongo cebolla a la salsa y se fríe en aceite caliente y ahí le pongo el huevo con sal, lo revuelvo hasta que da el punto, que no se haga duro, porque cuando ya se mete el bocol caliente, se pone muy endurecido a la hora de morderlo, en cambio lo muerde cuando el huevo está tierno, queda suavecito y con la masa del bocol queda aún más suave, ése es el secreto y que no se haga un verde seco”.

Los bocoles de doña Magda ya son una microempresa, que está generando empleos. ¿Ahora qué le pide a Dios?
“Sólo le pido vida, principalmente le pido a Dios salud y que bendiga a todos mis ayudantes y a todos mis clientes en general, porque si estoy aquí nombrando a uno por uno, no acabaría en todo el programa, porque muchos gracias a Dios, y a ellos mismos que se ha ido de boca en boca estos bocoles, entonces se ha hecho el lugar por eso, los prueba usted y ahora sí que va hablando de mí, hablando bien, y así sucesivamente, eso es lo que le pido a Dios, que mis clientes se vayan contentos, que lo que prueben no les haga daño nunca, y salud y vida para todos mis clientes, mis hijos, mis nietos y demás familiares”.

A sus 68 años, doña Magda ha consolidado su microempresa en la calle Zacatecas No. 204 de la colonia Juárez y es ya un referente de la gastronomía huasteca, que tiene entre sus clientes asiduos al ex gobernador Fernando Toranzo Fernández; al ex Comisario de la Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos, y a la Diputada Federal Delia Guerrero Coronado.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2018 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.