Domingo, 19 de Noviembre de 2017
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 20 de Octubre al 26 de Octubre de 2017

¿Por qué sufrimos?

¿Por qué sufrimos?

Rodolfo del Ángel del Ángel


Esta mañana me preguntaba mi esposa: ¿Tendrá algún sentido el sufrimiento por el que las personas atraviesan? Si hay algo que sea común a cada uno es que, alguna vez, de una u otra manera pasaremos por el dolor que probará nuestra capacidad de soporte llevándola, incluso, al extremo de lo inimaginable.

Ese extremo se le denomina “situaciones límite” y se refiere a aquellas circunstancias en las cuales la capacidad de resistencia humana es llevada a un punto tal que se pierde toda esperanza de sobrevivir y solo se vive en el dolor. Viktor Frankl, neuropsiquiatra vienés, sobreviviente de los campos de concentración se refería a quien pasa por situaciones de esta naturaleza como “el hombre doliente.” Una de las preguntas que no es posible responder fácilmente es ¿Por qué existe el sufrimiento en el mundo? En uno de los seminarios en los que estudié se ofrecía una materia en el currículo que, precisamente, abordaba este problema filosófico.

Le pregunté a uno de los estudiantes que cursó la materia cuál había sido la conclusión del curso, a lo cual me respondió que, finalmente, no había una respuesta satisfactoria que explicara el porqué del sufrimiento humano. La realidad es que somos seres vulnerables, por tanto, podemos esperar que el dolor se hará presente de alguna manera: Decaemos físicamente con el tiempo, enfermamos, padecemos hambre, sed, pasamos por el duelo. Pero ¿Qué de aquel sufrimiento que se nos impone? ¿Del sufrimiento que no merecemos, el que nadie debería padecer, como cuando una tragedia nos arrebata a un ser amado, o un accidente nos lleva a una vida de limitación confinados a una cama o silla de ruedas? Esto le sucede por igual a personas malas, como a personas buenas, buenos cristianos, buenos esposos y padres, buenos hijos. En este sentido la vida no es justa para nadie.

Creo que al sufrimiento solo podemos responder desde la existencia misma. Cada dificultad, prueba y dolor que atravesamos nos desafía a responder a la pregunta ¿Para qué sufres? ¿Qué te enseña el dolor? ¿Cómo puedes transformar este padecer en aprendizaje y en una posibilidad de realizar tu existencia no solo para tu bien, sino para bien de otros?

La respuesta de Dios al dolor humano surge de la existencia misma. Es desde su humanidad que Dios nos habla del dolor y de su sentido más profundo y auténtico. Él es el Dios que se metió en la historia, no solo en la historia humana, sino en la de cada uno de nosotros. Es el Dios que hecho carne de nuestra carne y sangre de nuestra sangre, padeció nuestros sufrimientos, llevo sobre una pesada y horrenda cruz todo nuestro dolor, pero es también el Dios que arrancó de la cruz misma y de la muerte la victoria y la esperanza. Por eso en Cristo, Dios se coloca definitivamente de nuestro lado y desde su propia existencia humana, que Él asume voluntariamente, da respuesta a nuestros sufrimientos.

Él nos entiende, Él nos escucha, Él nos acompaña en el dolor, nos da esperanza y nos enseña que, cuando desde nuestros propios sufrimientos sabemos acompañar el de otros con amor, convertimos el dolor en vida. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que también nosotros podamos consolar a los que están sufriendo, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.” (2 Corintios 1:3-4)

 


emsavalles© 2006 - 2017 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.