Lunes, 23 de Octubre de 2017
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 06 de Octubre al 12 de Octubre de 2017

Unidad en la diversidad

Unidad en la diversidad

Rodolfo del Ángel del Ángel


Una de las experiencias que más me han impresionado al estar aquí en la ciudad de Chicago es la gran diversidad cultural, idiomática y étnica que existe..

Particularmente en el grupo de alumnos de nuevo ingreso y otros estudiantes que ya tienen algún tiempo acá tanto en el seminario Presbiteriano como Luterano esa diversidad es un hecho característico que experimentamos cotidianamente. Un buen número de asiáticos mayormente de Corea del Sur, hindús, Indonesios. También una pareja de húngaros, un costaricense, una dominicana, una armenia, desde luego anglos. Imagínense ustedes convivir con personas de tan diversas culturas lenguajes, costumbres. No obstante, esa diversidad en el grupo se ha establecido una gran camaradería. Los coreanos son especialmente sociables y amistosos. Me llamó la atención de que en un tiempo de receso de nuestro laboratorio de idioma, fui por un café y unas galletas, y pregunté a mi amigo Sang Ho, joven pastor presbiteriano de Corea, si quería algo, inmediatamente tomó mi taza de café y bebió de ella, además de mis galletas que comenzó a repartir entre los demás, después me devolvió lo que quedaba.

Vaya manera tan característica, abierta y confiada de aceptar una invitación que para mí, desde mi trasfondo latino era una mera cortesía. Me agradó mucho el detalle, realmente me hizo sentir muy bien, contento y en un ambiente de apertura, amistad y confianza.

Es sorprendente cómo personas tan distintas y distantes aprenden a compartir, a conocerse, asombrase y aprender de culturas tan diferentes.
Las fronteras y las diferencias que nos separan unos de otros en este mundo, son resultado del egoísmo y del pecado. Cristo ha venido a derribar las paredes que nos separan, nos ha reconciliado con el Padre, y ha tendido un puente para acercarnos a nuestros prójimos. Ya no somos más extraños unos con otros. Somos miembros de una misma familia. Esa familiaridad en Cristo trasciende todas las barreras. No obstante esa unidad y comunión en Cristo no desparece la diversidad. Algo que me encanta de la esperanza que aguardamos en los nuevos cielos y la tierra nueva es que esa gran diversidad se va a vivir en perfecta comunión. En la visión futura del Apocalipsis, el apóstol Juan describe en su visión esa diversidad: “Después de esto miré, y he aquí una multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones, tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas y con palmas en las manos” (Apoc.7:9).

El evangelio no nos llama a tener una cultura común, sino a ser miembros de una familia muy diversa. Nadie en nombre del evangelio puede pretender anular los aspectos que son positivos y característicos de un determinado grupo humano. La comunión en Cristo ha de ser una convivencia y una síntesis enriquecedora en la cual uno se sienta plenamente identificado y aceptado con sus diferencias y peculiaridades.
Así es que la experiencia que estoy viviendo al tener comunión en Cristo en medio de esta diversidad tan rica e interesante, no es otra cosa que un anticipo del mismo cielo.

 


emsavalles© 2006 - 2017 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.