Jueves, 22 de Junio de 2017
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 17 de Febrero al 23 de Febrero de 2017

La gracia de la paciencia

La gracia de la paciencia

Rodolfo del Ángel del Ángel


Aprender a ser pacientes es uno de los más grandes retos que la vida nos presenta pues tiene que ver con el temperamento. Ser pacientes es saber esperar el momento oportuno, no obstante, con frecuencia, es también aprender a aceptar que no siempre las circunstancias problemáticas de nuestra vida se van a resolver de manera inmediata o de la forma que nosotros consideramos es la mejor. La paciencia es lo opuesto a la espera ansiosa, a la precipitación, o al deseo que busca satisfacción plena e inmediata. Paciencia es aprender a caminar en medio de la incertidumbre y a considerar otras alternativas, incluso la de no tener alternativa.

Ser paciente es callar, aunque pudiéramos decir muchas cosas, pero comprendemos que no es el momento oportuno hablar.

Ser pacientes es saber que no basta tener la razón para hacer valer nuestra verdad, necesitamos dar tiempo a los demás parea que estén dispuestos a comprendernos y aceptarnos.

Ser pacientes es saber que podemos intentar mil soluciones a un problema pero que, si nos precipitamos a actuar, probablemente compliquemos más las cosas.

Ser pacientes es saber escuchar los motivos de la otra persona antes de juzgar su dicho y tener la humildad de aceptar cuando tiene la razón.
Ser pacientes es saber que no es necesario tener resuelta toda la vida para ser generosos, amables y agradecidos.

Ser paciente es no maldecir al que le va bien o parece tener buena fortuna creyendo que nos han tocado todas las desgracias. No sabemos que tiene el futuro para cada persona, ni podemos concluir que el bien de que otros gozan es el verdadero bien.

Ser pacientes e aceptar el hecho de que el único carácter sobre el cual podemos influir para cambiarlo es el propio. No tenemos el derecho ni la posibilidad de cambiar a nadie, no somos Dios.

Ser pacientes es comprender que nos son las situaciones de la vida las que determinan nuestro carácter, o nuestro bienestar, nosotros somos los que decidimos cambiar o no, tener buena o mala actitud. Si creemos que felicidad es ausencia de contrariedad, o abundancia de oportunidades muy pronto nos sentiremos frustrados creyendo que Dios, la vida o las demás personas son nuestros deudores.

Ser pacientes es un llamado a construir el carácter con aceptación y realismo, pero también a cultivar la disciplina de forjar nuestra realización con esfuerzo y dedicación.

Desde luego, que la paciencia no es connatural al ser humano, pero aquellos que han nacido de Dios tienen el fruto del Espíritu que es la paciencia.

Pídale a Dios, no que le de siempre circunstancias favorables, sino la paciencia para saber encontrar en lo que muchos llaman fracaso, las posibilidades ocultas que Él tiene para nosotros en cada situación de la vida. Ese es el secreto de la victoria.

 


emsavalles© 2006 - 2017 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.