Sábado, 27 de Noviembre de 2021
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 02 de Julio al 08 de Julio de 2021

Los platillos tradicionales de Oaxaca, los manjares que llegaron a territorio potosino

Los platillos tradicionales de Oaxaca, los manjares que llegaron a territorio potosino

Karina Méndez



Entre los 32 estados de la República, Oaxaca es uno de los que más se distingue en la cocina tradicional mexicana gracias a la variedad de sus platillos ancestrales.

El estado conocido como la tierra de los siete moles hace honor a su sobrenombre el cual, según el diccionario gastronómico de Larousse, se desprende de diversas versiones.

Algunos señalan que este calificativo para Oaxaca representa sus regiones: la Costa, las sierras Norte y Sur, el Istmo de Tehuantepec, La Cañada, la Mixteca, la cuenca de Papaloapan y los Valles Centrales. Otra versión señala que cada mole es para cada día de la semana, y otra más establece que es por sus siete culturas.

"Cualquiera de tales versiones tiene relación directa con la vida y costumbres de Oaxaca", se establece en el diccionario.

Probablemente el más conocido de los siete, es el mole negro, hecho a base de chile guajillo, chocolate, ajo y dulce.

Carolina, una de las artesanas de la muestra de Arte y Expresión Oaxaqueña que llegó a San Luis Potosí, explicó que lo que destaca de este mole es su partícula sabor ahumado, gracias a que todos sus ingredientes son tostados.

Esta variedad es el que lleva más ingredientes como el chilguacle negro, mulato, pasilla, ancho, guajillo y chilpocle; además de plátano macho, jengibre, cebolla, jitomate, miltomate, clavo, pimienta negra y gorda, pan, tortillas, mejorana, hoja de aguacate, orégano, tomillo, comino, canela, chocolate, azúcar y ajonjolí molido; y semillas como almendras, nueces, ajonjolí y cacahuates.

También se tiene el mole rojo, de sabor dulce y picosito; el mole coloradito, a base de chile guajillo y más picante que las demás variantes; el mole almendrado, que como su nombre lo dice está hecho de almendras, así como nuez, chiles y ajonjolí; el mole amarillo, elaborado con chiles costeños, espesado con masa y hoja santa, y con verduras como chayote, ajote y calabacita; los moles verdes y coloradito.

Los siete moles son producidos durante todo el año a lo largo y ancho de Oaxaca, y aunque algunos son elaborados en el molino, el uso del metate continúa como el de mayor tradición para sacar la pasta refinada.

Debido a que los artesanos ya venden la pasta de los moles, solo queda agregar el caldo de pollo y la carne de preferencia para poder degustar el platillo.

Además de los moles, los chapulines también forman parte de los platillos tradicionales oaxaqueños, y que son conocidos por sus beneficios para la salud.

Carolina señaló que estas propiedades se deben a que los chapulines se alimentan de la milpa.

Su forma de cocción también los hace un platillo nutritivo y muy natural, pues después de que son atrapados, se ponen a hervir en agua para que queden cocidos. Posteriormente, se pueden cocinar con sal y limón, o freírlos con ajo y chile de árbol.

A pesar de que no son el alimento favorito para muchos debido a que son insectos, Carolina invitó a la población a degustarlos sin prejuicios.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2021 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.