Lunes, 24 de Septiembre de 2018
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO

Opinión

Hoy es necesario que pose yo en tu casa.

Por Héctor de Luna Espinosa


Lucas 19:1 Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad.

2 Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico,

3 procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.

4 Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí.

5 Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.

6 Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso.

Los cobradores de impuestos eran las personas más impopulares en Israel. A los judíos por nacimiento que optaban trabajar para los romanos se les consideraba traidores. Además, era sabido por todos, que los cobradores de impuestos se enriquecían a expensas de sus compatriotas. Por eso es que las multitudes se molestaron cuando Jesús visitó a Zaqueo, un cobrador de impuestos.

La historia de Zaqueo, como la de Nicodemo y de la mujer Samaritana nos enseñan que ninguno es tan malo que no pueda ser salvo, o mejor dicho, que esté fuera de la gracia de Cristo.

Gracia es definida como un don otorgado por pura benevolencia. Es un regalo que no se merece. Y Zaqueo no merecía la visita de Jesús a su casa. De igual manera, cada uno de nosotros, podemos recibir ese don aunque no lo merezcamos. Un regalo no lo tienes que pagar, simplemente lo recibes y ya.

No hay nadie que por sus propias obras merezca que Jesús venga a posar a su casa. Sin embargo, es tanta Su misericordia y amor, que Su gracia nos ha alcanzado. Pero ten en cuenta que un regalo lo puedes recibir o rechazar.

Y Jesús quiere venir a posar a tu casa, quiere vivir contigo. Ahora depende de ti si lo recibes o no. Zaqueo le recibió gozoso.

Y cuando lo recibió, su vida cambió pues comenzó un proceso de restitución,

Lucas 19:8 Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.

Noten que Zaqueo no hizo obras para alcanzar la aceptación de Jesús, más bien, dado que primero fue aceptado por Jesús, en gratitud por ello comenzó a hacer buenas obras.

La salvación no se obtiene por medio de las obras, sino por medio de la gracia.

Es necesario que Jesús pose hoy en tu casa. Y Jesús te dice,

Apocalipsis 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Oración:

Señor Jesús, reconozco que no soy digno pues mis obras de justicia no son suficientes para alcanzar tus estándares. Te pido perdón por mis pecados y te invito a venir a mi vida y sentarte en el trono de mi corazón. Sé mi Señor y Salvador, y ayúdame a cambiar.


emsavalles© 2006 - 2018 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.