Jueves, 18 de Octubre de 2018
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO

Opinión

Arreglando la plana

Por Alejandro Zapata Perogordo


La propuesta más controvertida de Andrés Manuel López Obrador consiste en el compromiso de impulsar una Ley de Amnistía en favor de los delincuentes vinculados con la delincuencia organizada, al considerar que el incremento de esa actividad frente a la lucha del Estado por combatirla ha provocado muerte, desolación, violencia e inseguridad.

Es comprensible la pretensión de abordar el tema al tratarse de uno de los grandes flagelos que azotan al país, máxime cuando se aspira a ocupar la primera magistratura y es obligado a presentar propuestas de solución de los principales rubros que afectan a la sociedad, no obstante, la explicación al respecto fue escueta, parcial, sin fundamento ni motivación, menos aún con perspectiva integral, dando la impresión de una ocurrencia poco seria.

Al darse cuenta de lo anterior, aventó la pelota a la ex Ministra Olga Sánchez Cordero, quien adoptó el entuerto procurando darle forma para salir del paso. En principio hace la aclaración sobre los alcances susceptibles del contenido de un acto de esa naturaleza, estableciendo que únicamente pueden ser beneficiarios de la misma aquellas personas que no hayan cometido violaciones a los derechos humanos y al derecho humanitario, quedando excluidas quienes sus delitos sean graves: homicidios, secuestros, desaparición forzada, torturas, violaciones, etc.

La ilustre letrada considera que el núcleo a quien iría dirigida la Ley de Amnistía contempla aproximadamente a 600,000 personas, que trabajan y colaboran para el crimen organizado, por supuesto, bajo el entendido de que esas gentes realizan tareas menores de las tipificadas como conductas no graves.

Ahora bien, la justificación de una Ley de Amnistía se encuentra estrechamente vinculada a dos cuestiones esenciales: 1. Momentos de cambios sociales y; 2. Su objetivo sea favorecer la reconciliación nacional. No tengo duda de que ambas cuestiones se presentan como requerimientos necesarios en nuestro país, no obstante, difiero en la forma como se pretende arribar a ellos.

La historia enseña y, las leyes de Amnistía por lo regular coadyuvan en conseguir acuerdos de paz, en circunstancias excepcionales prácticamente por desavenencias políticas y trasfondos ideológicos, es un transitorio acuerdo de perdón en la inteligencia que se pretende el retorno al Estado de Derecho y al replanteamiento de las reglas de convivencia social.

En ese entendido, no veo por donde con la pretendida Ley de Amnistía se puedan conseguir las metas trazadas, por el contrario, el mensaje de impunidad añade visos de impunidad, signos de debilidad y motivos para que los criminales que carecen de ideología y solamente van por el dinero se sientan más fortalecidos con el borrón y cuenta nueva.


emsavalles© 2006 - 2018 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.