Domingo, 17 de Diciembre de 2017
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO

Opinión

Detente, vales mucho

Por Héctor de Luna Espinosa


Hace unos días platicaba con Priscila, mi hija menor sobre las sorprendentes capacidades de algunos animales. Mientras la llevaba a la escuela veíamos una gran cantidad de aves, ¿cómo es que pueden volar?

Y pensamos sobre la gran cantidad de kilómetros que unas aves viajan cada año al migrar escapando de las aguas congeladas del norte.

Y los salmones, con un excelente sistema de orientación nadando contra la corriente para regresar a su lugar de origen y desovar.

El murciélago que tiene un sistema como el del sonar, y puede guiarse en la oscuridad por medio de los rebotes del sonido y su capacidad auditiva.

La hormiga que sabe cuándo va a llover y además cuenta con una sorprendente fuerza. Algunas llegan a cargar hasta 50 veces su propio peso. Como si un hombre de 60 kg cargara unos 3000 kg

O el grillo, capaz de brincar 130 veces su altura. Para ponerlo en nuestra perspectiva humana, como si un hombre de un salto alcanzara más de 200 metros de altura. Como si de un solo impulso te subieras al piso 70 de un edificio.

El tiburón que puede oler una simple gota de sangre a muchos metros de distancia.

O el perro cuenta con un olfato mucho más potente que el del humano.

Y si los vemos desde nuestra perspectiva, con nuestros parámetros conocidos, nos asombramos de lo que son capaces de hacer. Es impresionante y son solo unos cuantos ejemplos.

Sin embargo, no debemos de dejar de ver que Aquel que los hizo debe tener muchísimas más capacidades. ¡Cuánta creatividad hay en Dios!

Te has puesto a pensar que tú de igual manera eres especial. Eres único también. Cada una de tus huellas digitales lo describe.

Eres un milagro irrepetible de Dios.

Dios te planeó, te diseñó y te formó.

El rey David lo entendió y lo expresó en uno de sus Salmos,

Salmo 139:13 Porque tú formaste mis entrañas;

Tú me hiciste en el vientre de mi madre.

14 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;

Estoy maravillado,

Y mi alma lo sabe muy bien.

Cuando creas que no vales nada o hasta comiences a odiarte y tratar de hacerte daño, detente y recuerda que tu vida tiene sentido. Tienes un propósito divino. Dios te ama.

Y te ama tanto que pagó un gran precio para rescatarte y llevarte a Él.

Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Gracias Señor Jesús, por entregar Tu vida para salvarnos. Al pagar con Tu vida por nosotros, nos hiciste ser muy valiosos.


emsavalles© 2006 - 2017 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.