Viernes, 28 de Julio de 2017
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO

Opinión

Tenemos un Dios Confiable

Por Héctor de Luna Espinosa


Juan estaba manejando tarde una noche cuando recogió a un muchacho que le pidió un aventón.

Mientras iban en el camino empezó a sospechar del pasajero. Juan revisó si su cartera estaba segura en el bolsillo de su abrigo que estaba en medio de los dos asientos, ¡pero no estaba ahí! Así que frenó rápidamente, y le ordenó al pasajero que saliera del carro, y dijo, “¡Dame la cartera inmediatamente!”

El pasajero lleno de miedo le dio la cartera, y Juan se fue. Cuando llegó a casa, le empezó a contar a su esposa su experiencia, pero ella le interrumpió, diciendo, “Antes de que se me olvide, Juan, ¿sabías que dejaste tu cartera en casa esta mañana?”

Resultó que se cambiaron los papeles, quien pensó que estaba siendo robado, resultó ser el ladrón.
La realidad es que vivimos en un mundo en donde muchas cosas parecen estar de cabeza. Y se ha convertido en la ley del más fuerte. Encontramos a países como EEUU autonombrándose el policía del mundo tratando de poner orden o tal vez imponer el orden mundial. Algunos consideran que si llegara a desaparecer dicha ley, conduciría a cualquier sociedad a una descomposición inevitable.

Y puede ser que si quien impone la ley cuenta con honestidad, justicia y credibilidad que lo acreditan a ejercerla, todo esté bien. Pero cuando quien debe poner orden la quebranta todo viene a ser un caos.

Cuando una autoridad se corrompe siempre podemos acudir a una más alta instancia. Pero como estamos inmersos en una sociedad en la que se dice que “el que no tranza no avanza”, estamos en un dilema.

Quién contará con las credenciales que sean suficientes como para concederle tal responsabilidad.

La única persona digna de toda confianza es Dios. Él es un juez justo. Y por eso es de suma importancia que nos rijamos por lo que Él dice, por ejemplo,

Pro 22:28 No traspases los linderos antiguos
Que pusieron tus padres.

Hoy vemos con tanta facilidad gente que se agrupa para ir a invadir terrenos que saben que no les pertenecen. Y con la excusa de que no tienen tierra van a tomar posesión a la fuerza robando a alguien que tiene menos fuerza que dicho grupo y lo invaden y despojan.
Eso es como decir, yo no tengo un carro propio, voy a juntar gente y voy a una agencia por el mío.
Dios es claro y nos dice, “No robarás.”
Dios, la máxima autoridad, siempre tiene en mente a los más débiles y los defiende. Por eso nos dice que Él es:
Sal 68:5a Padre de huérfanos y defensor de viudas…

Nos dice,
Deu 27:19a Maldito el que pervirtiere el derecho del extranjero, del huérfano y de la viuda…

Además Dios nos dice en Proverbios 20: 23 (Traducción Lenguaje Actual) Dios no soporta dos cosas: que engañes al que te vende, y que engañes al que te compra.
Podemos engañarnos entre nosotros, pero no a Dios. Él no necesita de un video como evidencia para saber lo que se hace en lo oculto.
Pro 28:22 Se apresura a ser rico el avaro,
Y no sabe que le ha de venir pobreza.

Sin embargo, en contraste con eso nos dice que:
Pro 22:9 El ojo misericordioso será bendito,
Porque dio de su pan al indigente.

Pro 3:27 No te niegues a hacer el bien a quien es debido,
Cuando tuvieres poder para hacerlo.
Pro 3:28 No digas a tu prójimo: Anda, y vuelve,
Y mañana te daré,
Cuando tienes contigo qué darle.

Pro 14:21 Peca el que menosprecia a su prójimo;
Mas el que tiene misericordia de los pobres es bienaventurado.

Pro 14:31 El que oprime al pobre afrenta a su Hacedor;
Mas el que tiene misericordia del pobre, lo honra.

Pro 28:27 El que da al pobre no tendrá pobreza;
Mas el que aparta sus ojos tendrá muchas maldiciones.

¿A quién vas a confiar tu vida? ¿A alguien autoritario o a un Dios misericordioso, que se compadece de nuestras debilidades y es Padre de misericordias y Dios de toda consolación?
Sal 103:13 Como el padre se compadece de los hijos,
Se compadece Jehová de los que le temen.

Jueces 1:24 Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,
25 al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.


emsavalles© 2006 - 2017 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.