Domingo, 28 de Mayo de 2017
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO

Opinión

Las tácticas para hacer crecer a las empresas huastecas

Por Victor Hugo Waldo Alvarado


El título es muy sugerente y ambicioso; pareciera que escribiré sobre la piedra filosofal de los negocios; no, me temo que no.

Sucede que han estado surgiendo una serie de opiniones, sugerencias, quejas, etc. sobre el porqué las firmas huastecas no tienen ventas suficientes. Se ha dicho que: los gobiernos no "apoyan", que es necesario no solo preocuparse, si no también ocuparse; que se requieren emprendedores, que hay que innovar, que hay que romper paradigmas, globalizarse, convertirse en líderes, que echaremos mano de la tecnología, que no hay créditos, que "los curros" no nos ven, etc...

Si bien, lo anterior es posible que sea cierto; cabe preguntar ¿no existen recursos más inmediatos y menos elaborados y costosos para mejorar la salud de las empresas?

En la historia existen casos en los que una pequeña modificación tuvo como efecto crecimientos notorios de alguna empresa. Le relato algunos casos muy locales para tratar de ilustrar mi argumento.

Alguien compró un par de aretes para su esposa en un pequeño negocio de nuestra ciudad; ella los usó, pero unas semanas después se mancharon; no se hizo reclamación alguna, no eran muy costosos y el comprobante de compra se había desechado; sin embargo, tiempo después, la señora visitó el negocio buscando otra prenda y el tema de los aretes salió a colación en la charla con la dueña. Sin solicitárselo ella ofreció una disculpa y un vale por el importe de los aretes manchados. Esa pareja continuará prefiriendo en ese negocio; la atención y responsabilidad que mostraron invita a seguir haciéndolo.

Un dentista, mediante sus colaboradoras mantiene informados a sus pacientes: por ejemplo, les recuerdan la cita un día antes y en caso de suspensión o retraso también lo informan vía telefónica. Él describe a su paciente los tratamientos y durante los mismos, les pregunta constantemente sobre el ánimo y posibles molestias.

En casos opuestos está una pastelería. Tiene buenos productos; sin embargo, sus vendedoras, se limitan a atender, responden preguntas, envuelven e indican la cuenta. No son descorteses, ni hacen "mala cara"; pero, es muy probable que una mayor cordialidad y un mejor contacto con el cliente (descripción entusiasta de los productos, información de los servicios, charla informal, etc), les fortalecería en el caso de enfrentar una competencia.

Una ferretería vendió un nivel (especie de regla que muestra si una superficie es vertical, horizontal o inclinada a 45 grados); el instrumento fue utilizado por el comprador y descubrió fácilmente que "mentía"; hizo la reclamación le permitieron probar varios y la mayoría estaban mal construidos (eran de bajo costo, factor que evidentemente, no debe ser excusa para hacer el trabajo para el que fue construido); el comprador escogió entre los existentes el menos malo que por cierto, finalmente dejó de usar porque también era poco preciso. Esos niveles no fueron retirados de los anaqueles y continuaron en venta. ¿La ferretería no revisó la mercancía que compró? ¿O si supo del defecto; pero aun así continuó vendiéndolo? ; sea cual sea la causa, perdió la confianza del cliente.

El dueño de una tienda de abarrotes (de esas que parecen destinadas a desaparecer) apaga por las noches sus refrigeradores para "ahorrar luz"; la tarifa comercial es uno de sus mayores gastos y peor aún, la consume para productos con bajo margen de utilidad. El señor ignora o rechaza las recomendaciones generales de ahorro de energía que sugieren no hacerlo, para mejorar la relación entre enfriado y consumo energético e insiste en que su método es mejor.

Estos casos pretenden ser muestra de que podrían existir pequeños detalles que ayudan o estorban a la salud de los negocios.

No cito los nombres de las empresas con buena calificación para que no se confunda esto con publicidad encubierta; y tampoco los malos porque no se trata de castigar a uno; sino mostrar una situación general que podrían padecer muchos negocios y cuya corrección podría tener efectos más diseminados. La intención es tratar de motivar a empresarios, profesionales y cualquiera que ofrezca productos y servicios a que, antes de recurrir a medidas: espectaculares, de moda, estructurales o drásticas; revisen sus procesos con "ojo ajeno "desmenuzando cada paso, cada factor, para sopesar su corrección: errores, desperdicio de recursos, ineficiencia, causas de fidelidad o de pérdida de clientes, posible introducción de otros productos y servicios; podrían sugerirse teóricamente muchos factores más; pero la visión de quien conoce su actividad, es sin duda, una de las herramientas más útiles.

Debo acotar que sí podrían descubrirse casos en los que el análisis acaba mostrando que se requiere una reestructuración mayor de la empresa y no solo pequeñas correcciones; pero ya será el interesado quien decida si la inversión necesaria es rentable.

Cd. Valles está sufriendo o gozando (dependerá de cómo le vaya a usted) de grandes transformaciones en su vida económica. Varios ramos del comercio y los servicios que ya existían y que eran propiedad de personas oriundas de la región; ahora son foráneos y de las nuevas actividades recién llegadas también son de fuera. Claro que la Constitución y las leyes lo permiten, son mexicanos con pleno derecho; sin embargo, hay mucho dinero en ganancias que sale de la región en una especie de fuga de recursos. El proceso en el que las ganancias que permiten ahorros, acumulación y finalmente inversión, creación de empleo y más riqueza en un proceso de círculo virtuoso, ha estado limitándose y además, empeorado por la inseguridad. Localmente nos estábamos empobreciendo.

El turismo trajo un alivio con la llegada de cada vez más, nuevos clientes y una entrada neta de dinero a los negocios locales; (sin embargo no hay que olvidar que si bien había pioneros locales, su despegue claro estuvo propulsado en buena medida, por firmas foráneas; aunque posteriormente sus efectos si se estén distribuyendo entre la población); por otra parte, parece privar la opinión de que empresarios expulsados por el crimen organizado podrían estar regresando con la esperanza de restablecer su actividad; (aunque de estos últimos habrá que esperar a conocer en cuanto afectó la huida su fortuna y capacidad de emprender); sin embargo, estas transformaciones impondrán fuertes cambios en las relaciones entre los negocios y los consumidores, tanto los locales, como los visitantes.

¿Se anima usted a revisar exhaustivamente su negocio? Si, tiene usted razón ¿quién diablos es ese señor que escribe dando recomendaciones?, !que vaya a arreglar los suyos! Sí, yo no conozco su actividad, ni sus problemas, pero... ¿Y si con un buen vistazo se pudieran lograr mejores ingresos para usted?....;Ah caray!; ¿ahora resulta que el Lic. Waldo se preocupa por usted?; tal vez no; pero, permítame la perogrullada, Si usted logra encontrar puntos de mejora accesibles y aumenta su rentabilidad; la suma de negocios mejorados, disminuirá el desempleo, distribuirá un poco mejor la riqueza, aumentará los ingresos para los gobiernos, etc...y si esa riqueza vuelve a pertenecer a los vallenses es posible que se haga realidad aquella sentencia del inmigrante español pionero del comercio, el arte y la filantropía de inicios del siglo pasado Don Juan Del Campo Jáuregui que, palabras más o palabras menos, dijo: Cd. Valles tiene un futuro que muchos no imaginan. (Crucemos los dedos).


emsavalles© 2006 - 2017 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.