Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO

Opinión

No dejes que el temor se apodere de tu vida

Por Héctor de Luna Espinosa


El miedo viene y se introduce en nuestra vida y nos envuelve el corazón y la mente, esto puede suceder tan sutilmente que no detectamos cómo ha afectado la ansiedad nuestra toma de decisiones, afecta nuestra salud y afecta nuestro espíritu, y al final muchas personas pierden lo mejor de Dios porque el temor les impide caminar por fe para hacer su voluntad.

El temor puede parecer poco importante en principio, pero si no se controla comienza a interferir en nuestra vida, físicamente podemos experimentar la tensión que nos impide relajarnos y disfrutar de la vida diaria, la ansiedad constante pude ocasionar problemas de salud, nuestra mente puede ser nublada por el miedo, lo cual puede limitar lo que estamos dispuestos a pensar, si eso sucede nuestra creatividad y nuestros sueños van a ser sofocados.

Pero la parálisis mental que acompaña a menudo el temor incontrolado, es muy peligrosa para nuestra vida espiritual y a menos que pongamos nuestra plena confianza en Dios, un solo temor puede dominarnos fácilmente, nos volveremos indecisos, angustiados al pensar que tomaremos una decisión equivocada, somos pues atrapados tratando de evitar cualquier cosa que pueda ponernos ansiosos, por tanto dejamos de crecer espiritualmente y tenemos tropiezo en nuestra vida tanto laboral como familiar.

Quiero leerles el Salmo 91 y empezando en el Versículo 1 nos dice “El que habita al abrigo del altísimo morará bajo la sombra del omnipotente” y esta palabra altísimo nos habla de Dios, del Dios que es todo suficiente o todo poderoso y está diciendo que el que habita bajo este Dios va a poder estar bajo esa sombra de protección y va a poder estar bien.

El en Versículo 2 dice: “Diré yo al señor, esperanza mía, castillo mío, mi Dios en quien confiaré, él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora, con sus plumas te cubrirá y debajo de sus alas estrás seguro, escudo es su verdad, no temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en la oscuridad, ni montantada que en medio del día destruya, caerán a tu lado mil y diez mil a tu diestra, más a ti no llegará”.

Este poema en los siguientes versículos que son el 9 y le 10 podemos resumirlos en como Dios milagrosamente enviará ángeles y va a guardar nuestras vidas para que no caigamos, pues menciona: “Porque has puesto al Señor que es mi esperanza, el altísimo por mi habitación, no te sobrevendrá mal ni plaga tocará tu morada, pues a sus ángeles mandará cerca de ti que te guarden en todos tus caminos, en las manos te llevará para que tu pie no tropiece en piedra, sobre león y el áspid pisarás, hoyarás el cachorro de león y al dragón, por cuanto en mi ha puesto su amor yo también lo libraré, lo pondré en alto por cuanto ha conocido mi nombre”.

Que importante que entendamos la tranquilidad de estos pasajes, el confort que ellos nos traen porque nos prometen protección de la enfermedad, nos dice que va a venir bendición sobre nosotros pero la condición para que esto se cumpla es que hagamos del Señor nuestro verdadero refugio y habitación, y cuando hacemos de Dios nuestro refugio y habitación al confiar en él, al llevarle nuestras preocupaciones, nuestros temores, nuestras necesidades, cuando buscamos su orientación, cuando invertimos tiempo para estar en su presencia, para expresar nuestro amor, cuando caminamos junto a él cada día, cuando buscamos su consejo, cuando leemos su palabra, cuando entramos en ese refugio lleno de promesas y de salud, es cuando se viene esta protección, cuando se va cumplir lo que él quiere que haya para nuestras vidas para que nos vaya bien.

El Versículo 15 y 16 termina diciendo; “Me invoca y yo le responderé dice Dios, con él estaré yo en la angustia, lo libraré y lo glorificaré, lo saciaré de larga vida y le mostraré mi salvación” este es el Dios con el que podemos tener una relación y podemos confiar y descansar en él, aun en medio de la tribulación y las dificultades de la vida.

Termino con el pasaje de Primera de Pedro 5:7 que nos dice; “Echando toda vuestra ansiedad sobre él porque él tiene cuidado de vosotros, por tanto no hay necesidad de vivir en medio de temor, podemos vivir en paz, tranquilos, seguros, confiados si tenemos una relación con ese dios que es todo suficiente, que es el altísimo, aquel que puede cuidarnos, que puede sustentarnos, que pude guardarnos y librarnos de todo mal”.

Me gustaría que hiciéramos una oración, Señor gracias porque siempre podemos confiar en ti, tu eres el dios que eres más que suficiente, tú eres un Dios que está con nosotros, que no nos deja, que no nos abandona, que siempre cumple sus promesas, que nunca falla, y a pesar de los temores que puedan levantarse sabemos que tú eres mayor que todos ellos y tú eres nuestro libertador, confiamos en ti, queremos habitar bajo tu abrigo, queremos estar bajo tu sombra, bajo tu protección sabemos Señor que la angustia no podrá dominarnos porque tú eres nuestro Dios de paz, el que aumenta nuestra fe, el que está con nosotros, te damos a ti gracias en el nombre de nuestro Señor Jesucristo nuestro libertador.


emsavalles© 2006 - 2017 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. emsavalles@prodigy.net.mx
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.